Huesca se convierte en un referente del senderismo gracias a los más de 3.000 kilómetros balizados

La actual red de senderos de la provincia de Huesca, con más de 3.000 kilómetros balizados, sitúa a la provincia altoaragonesa en una de las zonas de referencia para los senderistas.

Para profundizar en el conocimiento de la provincia nada mejor que la práctica del senderismo, itinerarios como la red de senderos del Isábena, del Sobrepuerto y la Peña Montañesa o, en este caso, del entorno de la capital oscense, nos permiten acceder fácilmente al conocimiento sobre el terreno de la riqueza cultural y paisajística. Una provincia donde su patrimonio natural constituye una de sus principales señas de identidad, este recurso puede servir también como baluarte del desarrollo turístico.

Un claro ejemplo está en los ochos senderos que surgen de la ciudad de Huesca y rodean el entorno más próximo se articulan en un medio periurbano y rural que, a pesar de su fuerte humanización y desarrollo agrícola, conserva excelentes muestras de vegetación autóctona, como los sotos de los ríos Flumen e Isuela, los carrascales de los sasos o los ambientes acuáticos de las balsas y albercas.

Enclavados en este paisaje oscense se pueden encontrar algunos de los más bellos ejemplos de arquitectura religiosa y militar de la provincia junto a otras curiosidades artísticas y etnográficas que, a buen seguro, nos sorprenderán.

El senderismo es una actividad deportiva con componentes lúdicos y culturales que se desarrolla en el medio natural y que consiste en caminar o andar por senderos o caminos, señalizados o no. El contacto con la naturaleza es el principal motivo para la práctica de este ejercicio moderado, con distintos grados de dificultad.

En la provincia de Huesca, el senderismo se ha convertido en una de las opciones más solicitadas por los turistas, una acción que forma parte de una amplia oferta de posibilidades en donde la combinación de la actividad con la naturaleza constituye un binomio muy atractivo para los visitantes. Es una forma de desarrollo sostenido

Esta opción sirve además de ayuda para desestacionalizar la oferta turística; así períodos como la primavera y el otoño son muy demandados por los aficionadas a esta práctica.

Comentarios