Otra semana difícil para el BM Huesca

No termina de levantar el vuelo el equipo oscense que se encuentra en una situación muy delicada puesto que ha vuelto a las posiciones de promoción de descenso de donde no termina de salir y además está semana tiene que visitar a un rival directo como Lacera-Naranco en Oviedo que está por detrás con tan solo dos puntos menos.

El equipo de Juan Carlos Gordo dejó pasar una buena ocasión ante Anaitasuna para haber confirmado la reacción iniciada con Aranda y Pozoblanco y dio otro paso atrás con el equipo navarro que se aprovechó de los múltiples errores locales para llevarse el partido y dejar muy tocado al Forcusa Huesca.

El extremo Sergio Cid era así de claro analizando la situación ante los micrófonos de Radio Huesca: “No estamos jugando como equipo, ni este partido ni en Pozoblanco y estamos haciendo cada uno la guerra por nuestra cuenta con muchas ganas, queriendo sacar adelante los partidos de forma individual y el balonmano creo que son siete jugadores y no solo uno o dos. Falta juego en equipo y esperemos que entrenando y trabajando podamos sacar esto adelante, que va a ser difícil”.

Semana por lo tanto difícil y en la que habrá que trabajar de nuevo el aspecto psicológico puesto el miedo a perder hace que el equipo se vaya totalmente de los partidos con errores infantiles que están siendo un lastre tremendo para un Forcusa Huesca que en nueve jornadas solamente ha sumado seis puntos y que está muy lejos ya de las aspiraciones de luchar por los primeros puestos.

La directiva está desconcertada puesto que cuando todo el mundo pensaba que la pesadilla estaba terminando se han vuelto a plantear muchas dudas y la más importante es saber si el equipo podrá salir de los últimos lugares o jugará con fuego durante toda la temporada.

Comentarios