208 ex trabajadores de Mildred siguen buscando un empleo

Del total de los 367 trabajadores afectados por el Expediente de Regulación de Empleo de Mildred, en Huesca, 150 están ya colocados, 21 no demandan empleo o se han ido de Huesca y 208 están inscritos en el paro y buscan trabajo. Cada uno de esos parados tiene un tutor individual en el Instituto Aragonés de Empleo con el que intenta su inserción laboral. Son datos que han ofrecido los consejeros de Economía e Industria han ofrecido en una comparecencia conjunta en las Cortes de Aragón.

El consejero de Industria Arturo Aliaga ha explicado que desde que comenzó la crisis de esta empresa, ambas consejerías han trabajado de manera conjunta buscando soluciones y posibles compradores con una sola máxima: mantener los empleos. Aunque no se tira la toalla, en la actualidad, no hay comprador fiable según el consejero Aliaga.

En una detallada comparecencia, el consejero de Economía, Alberto Larraz, ha explicado las gestiones realizadas, incluso a nivel individual, con cada uno de los trabajadores.

Con los parados se están llevando a cabo algunas acciones: 51 están haciendo cursos de Formación Profesional. Con otros parados, con más dificultades para insertarse en el mercado laboral se han creado grupos específicos a los que se atiende de manera especial, y también se trabaja a través del servicio de colocación.

Larraz ha reconocido que otras causas que llevan a los trabajadores a rechazar las ofertas son que los salarios son incluso menores que lo que cobran por el paro, o son contratos temporales o de menor cualificación.

CHA HABLA DE MENOSPRECIO A LOS TRABAJADORES

Chesús Yuste, diputado de Chunta Aragonesista, lamenta que los consejeros de Economía y de Industria, Alberto Larraz y Arturo Aliaga, no hayan comparecido en las Cortes autonómicas hasta noviembre, para hablar del cierre de Mildred. Esta tardanza (desde que se ratificó en julio el cierre), dice Yuste, supone menosprecio para la oposición, para el Parlamento y para los propios trabajadores afectados.

CHA dice que los consejeros tienen miedo en este caso; esta formación se pregunta si tienen que esconder incumplimientos de promesas realizadas en época electoral. Yuste añade que los empleados se sienten frustrados y engañados.

Comentarios