Cuatro nuevos radares fijos en las carreteras altoaragonesas

2006020808 radar2.jpg

A principios del año que viene estarán operativos cuatro nuevos radares fijos en las carreteras de la provincia de Huesca. Su ubicación será en la N-211 en Torrente de Cinca, N-II en Fraga, N- 230 en Benabarre y en la A-132 en la entrada de Huesca. Con estos nuevos cuatro cinemómetros se completarán los 10 establecidos en el Plan de Instalación de Radares Fijos que se anunciaron por la DGT para el periodo entre los años 2005 y 2007. A ellos hay que añadir los dos que controlan la velocidad en el túnel del Somport.

Los puntos elegidos para completar la colocación de estos controles se establecen según la accidentalidad y donde se comprueba que el exceso de velocidad es la principal causa y con ello se pretende rebajar los índices de siniestros que se registran en estas carreteras, como indicaba a Radio Huesca Digital el Jefe Provincial de Tráfico, Andrés Fernández del Río.

La zona del Bajo Cinca contará con dos nuevos radares en la N-211 en Torrente de Cinca, casi en el límite de Mequinenza, y en la N-II en un tramo sin desdoblar entre Fraga y Candasnos en la recta de las ventas del rey. Es una de las zonas de la provincia con una densidad importante de tráfico.

Además de estos cuatro nuevos radares fijos, las carreteras de la provincia cuentan con otros seis instalados en los últimos años. Tres se encuentran en la N-240 y el resto en la A-23 en la autovía Huesca- Zaragoza en el punto kilométrico 566; en la N-123 en las proximidades de Barbastro en dirección a Graus y en la N-330 en la variante de Sabiñánigo.

El objetivo es completar la instalación de 500 radares fijos antes de que termine el año en las carreteras españolas. A estos radares se añadirán los 300 móviles de que dispondrá en 2008 la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, con lo que se dispondrá de un total de más de 800 radares para el control de la velocidad en carretera.

En la provincia de Huesca se ha constatado un descenso de la accidentalidad en las zonas donde están ubicados los radares fijos, especialmente en la N-240 en el tramo entre Huesca y Lérida.

Comentarios