Zaragoza sigue sin estrellas Michelín, mientras Huesca conserva las dos que ya tenía

Se ha publicado la prestigiosa Guía Michelín 2008, la cual ha venido a castigar, en parte, a la gastronomía española. Por lo que respecta a Aragón, la Taberna de Lillas Pastia y el Restaurante Las Torres conservan su preciada estrella, mientras que la Granada en Zaragoza, dirigida por el oscense Carmelo Bosque, deberá esperar a la edición de 2009 para hacerse con su primera estrella en esta prestigiosa y, al mismo tiempo, polémica y temida guía.

No sale precisamente muy bien parada la gastronomía española en la nueva edición de la Guía Michelín. En resumen se puede destacar que no hay ningún nuevo establecimiento merecedor de las tres estrellas, aparte de los ya conocidos, tres en el País Vasco y tres en Cataluña: Arzak, Berasategui y Subijana en Euskadi y Adriá con el Bulli, Santi Santamaría y Ruscalleda en Cataluña.

El único restaurante que ha conseguido una nueva segunda estrella es el Àbac de Barcelona, por lo que son ya once los restaurantes que tienen esta categoría en España, mientras que los que se hacen con su primera estrella son: Comerç 24 (Barcelona), Massana (Gerona), Ramiro’s (Valladolid), Yayo Daporta (Cambados), Retiro da Costiña (Santa Comba), Kokotxa (San Sebastián), Kursaal (San Sebastián), Arrop (Gandía), Azurmendi (Larrabetzu), Club Allard (Madrid), Calima (Marbella), Els Casals (Sagàs), Villena (Segovia) y El Molino de Urdániz (Urdániz)

.

En el otro platillo de la balanaza, encontramos que nueve restaurantes pierden su única estrella: el restaurante mallorquín de Koldo Royo, el restaurante marbellí Mesana de Ramón Freixa, la Posada Real La Casa del Abad de Ampudia en Palencia, el Albedarán de Badajoz, La Casa d’a Troya de Madrid, Jean Luc Figueras de Barcelona, Gallery de Gijón, Carballeira de Lérida y Chez Víctor de Salamanca.

Michelín, por otra parte, este año ha publicado su primera guía sobre una ciudad no europea con la edición referida a la gastronomía de Tokio, ciudad que ha sido reconocida con 191 estrellas, más incluso que París, una decisión muy criticada en el mundo gastronómico.

También Alemania ha sido especialmente bien tratada en la edición correspondiente al país Germano de 2008.

Comentarios