Un proyecto a Gran Scala

Un proyecto a Gran Scala

Luis Laiglesia

El tío Sam ha puesto los ojos en Aragón. Un grupo inversor plantea un gran parque de ocio, en el que el juego tendrá un papel importante, en el entorno del desierto de los Monegros.

Tras conocerse la noticia hemos escuchado y leído análisis de todo tipo y en todo sentido. Desde a quien le parece perfecto, pensando que la iniciativa nos sacará de pobres, hasta quien dice que Monegros debe seguir siendo una zona virgen a preservar.

Tengo que reconocer que, como a muchos, el proyecto me abruma, y me es difícil tener una opinión sobre el mismo, pero al menos sí me gustaría hacer dos o tres consideraciones.

La primera es que asistimos a algo más que a la llegada de una empresa. Sobre lo que nos tenemos que pronunciar es sobre si queremos que la segunda ciudad de Aragón esté situada en Monegros como ocurre con Las Vegas en los Estados Unidos. Eso, sin olvidar que de lo que estamos hablando es de una ciudad artificial en la que el divertimento, el ocio y el juego, con todo lo que ello comporta, será el principal atractivo del lugar.

La segunda consideración es qué estamos hablando de un proyecto que va mucho más allá de lo local, de lo regional y de lo nacional. Monegros compite con Singapur, con Las Vegas o con Disneyland París. Con el resto del mundo, y lo sitúa, y de qué manera, en el mapa.

La tercera consideración es que debemos reflexionar sobre el futuro de Monegros y de Aragón sin Gran Scala. No hay que olvidar que Monegros, a pesar de que se ha desarrollado el regadío y se han mejorado las comunicaciones, continúa perdiendo población.

Por último señalar que estos días se han oído voces que dudaban de la rentabilidad y sostenibilidad de la idea. Se decía si hay agua suficiente y si existe mercado para un proyecto de este tipo. Lo del agua tiene una respuesta sencilla: los canales que irrigan Monegros transportan agua y el agua puede tener el destino que decidan quienes poseen y gestionan los caudales.

Y en cuanto a la clientela, no duden que la hay. Alguien bien informado me contaba que los estadounidenses que ya han visitado las Vegas no repiten y buscan nuevos destinos. Además, de la costa este en avión a Las Vegas, el viaje cuesta poco más o menos que hasta Monegros. Pero además, los mercados emergentes asiáticos, con más de 2.000 millones de personas, van a generar una nueva clase alta en esos países que buscará centros como Gran Scala.

Muchas variables, como ven, y todas mastodónticas, como el proyecto que se anuncia para Monegros. Es ciertamente, como su nombre indica, un proyecto a “Gran Scala”y Aragón no está sobrado de iniciativas de este tipo, aunque no es oro todo lo que reluce.

Comentarios