Quinto centenario de la Cartuja de las Fuentes

Más de quinientas personas procedentes de todos los rincones de Los Monegros se han reunido este domingo en la Cartuja de Las Fuentes para participar en el acto de celebración del 5º Centenario de este emblemático edificio. Entre los asistentes ha habido una nutrida representación de los alcaldes de la comarca y su presidente, Manuel Conte, ha subrayado que se trata de “un acto reivindicativo, a veces hasta con un poco de mal genio porque cada vez que vienes aquí te das cuenta que algo se ha perdido ya y es irreversible”.

El presidente se mostraba muy satisfecho por la gran respuesta de los monegrinos, porque “han venido gentes de toda la comarca, animados con ganas, han tomado conciencia de lo que supone este monumento para la comarca y nosotros seguimos una vez más quejándonos del deterioro que está sufriendo esto”. Al mismo tiempo ha reconocido que “ha habido un antes y un después, porque realmente por primera vez en la historia se está negociando; me consta que el Gobierno de Aragón está negociando con los propietarios y esto ya es un paso importantísimo. Otro hito importante fue el paso que dimos al conseguir que los domingos por la mañana se abriese a todo el público. En estos momentos soy optimista y espero que el siguiente acto institucional que hagamos aquí sea ya la inauguración de las obras de restauración”.

Conte recordó que el entorno es de grandes dimensiones, “inmenso, con 6.000 metros cuadrados de solar, ocupado por diferentes edificios y nosotros siempre hemos planteado diferentes alternativas porque no se trata sólo de recuperar, sino de rentabilizar una vez que se ha hecho una inversión pública”. Entre los usos futuros que ha citado, se encuentra la actividad turística, “en primer lugar se podría ubicar un Parador Nacional o una hospedería del GA. El atractivo turístico es indudable y tiene infinitas posibilidades. Por otro lado, existe una asociación europea de la Orden de San Bruno, fundador de las cartujas, y también se ha planteado hacer un centro de interpretación para preservar el modo de vida religioso y la tradición de este edificio. Lo importante es recuperarlo porque se podrían realizar después infinidad de usos culturales y actividades, con semejante edificio emblemático cualquier cosa que se haga tendrá posibilidades de futuro”.

Respecto a las negociaciones entre Gobierno de Aragón y los propietarios del edificio, Conte ha señado que “hemos de ser discretos y aplicar una vez más la estrategia de la paciencia; me consta que por primera vez este gobierno está en negociaciones con la propiedad, es un gran paso el que se ha dado, pero esperemos que cuanto antes se cierre el proceso y la propiedad pase a ser pública que es la única forma de poder preservar este edificio”.

Por su parte, el consejero comarcal de Cultura y Educación, Jesús Brau, ha informado que este acto se ha organizado desde el Servicio Comarcal de Educación de Adultos y ha valorado el éxito de convocatoria como “un aldabonazo muy fuerte de cara a las negociaciones y va a ser un apoyo para que el GA tome con más ganas todavía la iniciativa de conseguir que esto pase sino a propiedad del gobierno autónomo, por lo menos que se restaure, se rehabilite y se pueda abrir todos los días a disposición de toda la sociedad”.

La alcaldesa de Sariñena, municipio en el que se ubica la Cartuja de Las Fuentes, Lorena Canales, ha recordado que el pasado 15 de mayo visitó el edificio la consejera de Educación y Cultura del GA, Eva Almunia, y que desde entonces no han parado las negociaciones, al tiempo que se mostró esperanzada para que “el año que viene para estas fechas veamos los andamios del inicio de las obras de rehabilitación, porque ahora se encuentra en un estado lamentable, da mucha pena porque se ve un deterioro tremendo, va muy acelerado y es necesario una actuación rápida”.

Tras los discursos de las autoridades, ha actuado la Coral de Lanaja en el interior del edificio y se han realizado visitas guiadas por grupos al edificio. El acto también ha tenido un carácter lúdico-festivo con degustación popular de chocolate y de repostería ecológica de Leciñena, así como de productos ecológicos a través del taller de agricultura ecológica organizado por la Comarca de Los Monegros, con financiación de la DPH.

La Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes fue declarada Bien de Interés Cultural en el año 2001 y conjunto histórico-artístico en 1995. Es una de las tres únicas cartujas existentes en Aragón. Además de su interés histórico, alberga un conjunto valiosísimo de pinturas murales de Fray Manuel Bayeu, cuñado de Goya.

Fue fundada en el año 1507 por los condes de Sástago y ocupada por monjes cartujos a partir de una ermita antigua donde don Blasco de Aragón y doña Beatriz de Luna habían enterrado a su hijo don Artal. Según la tradición en el lugar elegido para edificarla hubo una posada que se convirtió en ermita para albergar una imagen de la Virgen de las Fuentes, llamada así porque fue hallada junto a uno de los manantiales de los alrededores, que después fue conocido como “la fuente del Milagro”.

La fuente del Milagro, llamada así porque según la tradición allí se apareció la Virgen. Es una de esas fuentes de secano que llevan la contraria a la climatología. Cuanto mayor apura la sequía mayor es el caudal y viceversa. Son aguas con propiedades medicinales que sirvieron para crear un balneario tras la Desamortización decimonónica. En el año 1563 los monjes abandonaron la Cartuja y se trasladaron al Aula Dei de Zaragoza. En el año 1565 el recinto religioso fue de nuevo recuperado y vendido a los carmelitas. Esta orden inició la recuperación en la segunda mitad del siglo XVII, siglo de apogeo y florecimiento de la Cartuja. En el año 1777 se levantó el grueso del monasterio.

Por lo que respecta a sus alzados, la Cartuja, construida principalmente en ladrillo, se caracteriza por su sencillez y pureza en volúmenes. Destacan las dependencias de la iglesia, con la capilla del sagrario, el camarín de la virgen, la tribuna y la torre, de estilo barroco tardío, que se organizan en torno a un pequeño claustro con sus capillas. Sin duda, destacan las más de 250 composiciones de pintura al fresco que cubren sus paredes, obra de Fray Manuel Bayeu.

Durante el siglo XIX, la Cartuja sufrió los efectos de la Desamortización de 1820 y Mendizábal en 1835, suponiendo ésta última el fin de la vida monástica y el abandono del convento y la subasta de su patrimonio a manos particulares. A lo largo de la historia, la cartuja se ha utilizado como balneario, cuartel de tropas en la Guerra Civil y como finca ganadera. Las visitas guiadas a la Cartuja de las Fuentes tienen lugar los domingos de 9 a 14 horas.

Comentarios