El Laboratorio subterráneo de Canfranc reanudará su actividad el próximo verano

Las instalaciones del Laboratorio Subterráneo de Canfranc llevan inutilizadas desde el pasado mes de abril como consecuencia del desprendimiento de una parte de la cúpula de la sala experimental principal. En estos momentos se está a la espera del proyecto de reforzamiento y conclusión de los trabajos para reanudar las obras en este laboratorio, que volverá a estar operativo el próximo verano.

Desde el momento en que se detectó el desplome del material, la empresa que construyó este centro ha estado realizando estudios y trabajando en el reforzamiento de la estructura. Además, la Universidad de Zaragoza ha encargado un informe a un experto externo. Con estos estudios se está elaborando el proyecto definitivo de reforzamiento del laboratorio, en el que también se han introducido algunas mejoras de la instalación, de cara a conseguir un mejor funcionamiento del mismo y una mayor seguridad de los investigadores, según ha indicado el vicerrector de investigación de la Universidad de Zaragoza, José Angel Villar, quién también ha señalado que las obras durarán alrededor de ocho meses, por lo que se espera que el próximo verano el laboratorio reanude su actividad.

Mientras el nuevo laboratorio permanece cerrado, los investigadores continúan su trabajo en las antiguas instalaciones del laboratorio. Actualmente se está trabajando en dos experimentos de la Universidad de Zaragoza y el Instituto de Astrofísica espacial de París.

El laboratorio de Canfranc, que se encuentra bajo 800 metros de roca del macizo del Tobazo, es único en España y el segundo mayor de Europa, está llamado a convertirse en una referencia internacional en el campo de la astrofísica y en la investigación de los neutrinos y la materia oscura. El próximo año se espera poner en marcha nuevos experimentos en este laboratorio.

Comentarios