La Ruta del Belén se amplía a Boltaña, Binaced y Alcolea de Cinca

Los integrantes de la Ruta del Belén presentan este viernes la propuesta de este año que presenta como novedades la inclusión de las localidades de Boltaña, Binaced y Alcolea de Cinca, que junto a Monzón, Esplús, Peralta de la Sal, Pomar, Graus, Almunia de San Juan y el Santuario de Torreciudad formarán la oferta de nacimientos en esas fechas.

La Ruta cuenta con el apoyo de las comarcas de La Ribagorza, Cinca Medio y La Litera, junto a la Diputación de Huesca. Como sucediera el año pasado se editará un folleto en el que hay un mapa de la ruta, una descripción de los belenes y visitas de interés.

Así de Almunia de San Juan se dice que cuenta con un pequeño belén cuya principal atracción son escenas de principios del siglo XX compuestas por figuras de Olot de 40 centímetros. Su ubicación es en la iglesia parroquial. Pomar hace un belén denominado montañés por los materiales utilizados: piedra, pizarra, cañas, maderas... con las que Manuel Bara, Juan Manuel Puy y Eusebio Fondevilla han elaborado más de 65 piezas. Monzón cuenta con un Belén desde 1961 convirtiéndose en una referencia balenística de Aragón y Cataluña con más de 900 metros cuadrados, 7.000 figuras, 40.000 watios y efectos especiales. Alrededor de 50.000 visitantes recibe este belén. Esplús cuenta con un nacimiento desde 1998 impulsado por un grupo de jóvenes alentados por las amas de casa que crean Escabel con unos doscientos metros, 1.500 figuras, algunas móviles y 20.000 watios. Graus presenta en la ruta su “ Belén Artesano” que va ampliando año a año su extensión. Peralta de Sal cuenta con su Belén desde 1968 gracias a la pasión de Javier Rami por los motores y por todo tipo de mecanismos hacen posible este original nacimiento en el que los Reyes Magos se acercan al portal, la oliva se prensa en una almazara, un leñador trocea troncos, el barco navega y el humo sale por las chimeneas. Torreciudad cuenta con un nacimiento compuesto por figuras talladas en alabastro y policromías que realizó el escultor Joan Mainé antes de llevar a cabo el retablo del Santuario, junto a éstas figuras de tamaño casi natural y notable valor artístico, se añadieron varias figuras, en un entorno inspirado en el establo de una casa tradicional del Pirineo. Los visitantes pueden acercarse a contemplarlo en la capilla de Loreto situada en la Cripta del santuario.

Comentarios