Nueva sequía en la cuenca del Ebro

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro, José Luis Alonso, reconoce que se vive una nueva sequía en esta cuenca. La Comisión de Sequía del Ebro ha aprobado la aplicación de medidas de ahorro de agua ante la falta de precipitaciones.

La escasez de lluvias plantea una situación de sequía climática, aunque las reservas de los embalses garantizan los abastecimientos de agua de boca durante todo el año 2008 y permiten cubrir los usos actuales.

Según los datos recogidos por la CHE la mayor parte de la cuenca ha vivido el periodo de mayo a octubre más seco de los últimos once años. Además, la totalidad de la cuenca del Ebro ha registrado, desde el 1 de septiembre y hasta el 20 de noviembre, lluvias por debajo de lamedia de un año normal de pluviometría. De hecho, más del 65 por ciento del territorio de la cuenca se encuentra muy por debajo de esta media normal de lluvias para estos meses.

Se ha planteado a los regantes que intensifiquen los cultivos de invierno, al no poder garantizar la evolución del agua embalsada para la campaña de verano.

CÉSAR TRILLO: "CADA SEQUÍA SERÁ PEOR, PORQUE HABRÁ MÁS USUARIOS"

El presidente de Riegos del Alto Aragón, César Trillo, asegura que cada sequía será peor porque cada vez habrá más usuarios del agua. Trillo cree que la sequía de este próximo año 2008 será peor que la de 2005, que provocó pérdidas directas de 60 millones de euros en el sistema de Riegos.

La situación actual del sistema de Riegos del Alto Aragón es la siguiente: hay 1.400 metros cúbicos de los 8.000 que se necesitan por hectárea; esta comunidad general se lamenta de haber tenido que verter en primavera 650 hectómetros cúbicos de agua (por falta de capacidad para embalsar).

Riegos del Alto Aragón añade que frente al Guadiana, que cuando están sus embalses llenos hay agua para cinco años; y frente al Guadalquivir, con agua para dos años; en Aragón no hay agua ni tan siquiera para un año.

Comentarios