El Gobierno de Aragón destina 8 millones de euros a programas de integración laboral de discapacitados

Según los datos aportados por el consejero de Economía, Hacienda y Empleo del Gobierno de Aragón, Alberto Larraz, y la directora gerente del Instituto Aragonés de Empleo, Ana Bermúdez, durante el año 2007 se han firmado 3.561contratos a personas con distintos tipos de discapacidad en la Comunidad Autónoma. Estas cifras suponen un incremento del 5,79% con respecto al mismo periodo del año anterior.

Coincidiendo con la celebración del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, que tiene lugar este lunes, 3 de diciembre, los responsables económicos han presentado los programas que el Instituto Aragonés de Empleo viene desarrollando para impulsar el fomento del empleo entre las personas con algún tipo de discapacidad. Las medidas aplicadas han favorecido el incremento experimentado por este colectivo, tanto en la inscripción como demandantes de empleo, como en la contratación por parte de los empresarios de estos trabajadores.

Por provincias, la de Zaragoza concentra más de las tres cuartas partes del total (78,63%), le sigue Huesca (16,15%) y Teruel (5,22%). En las tres provincias se ha registrado un aumento de la contratación a discapacitados: 12,05% en Teruel, 9,73% en Huesca y, en Zaragoza un 4,63%.

Por lo que respecta al género, los hombres suman el 63,38% de los contratos y las mujeres el 36,62% restante. Esta pauta es similar en Huesca (64,52% hombres y 35,48% mujeres) y algo mejor en Zaragoza (62,54% y 37,46%), mientras que en Teruel la diferencia por género es mayor (72,58% y 27,42%, respectivamente).

Si el análisis se realiza por tramos de edad, el grupo de 25 a 44 años concentra el 57,9% de la contratación de discapacitados, le siguen en volumen los de 45 y más años (33,45%) y, por último, los menores de 25 años, con el 8,65% del total.

En cuanto al nivel de estudios de los contratados discapacitados, el 55,77% tiene acreditada la primera etapa de Educación Secundaria, un 15,28% Bachillerato, el 7,55% Educación Primaria, el 7,27% Formación Profesional de Grado Medio, y tan sólo el 4,27% tiene estudios universitarios.

Según el tipo de contratos, el 15,98% han tenido carácter indefinido, y el 84,02% temporales. Esta proporción, se conserva prácticamente igual entre ambos géneros. Por provincias, Zaragoza y Teruel siguen esta pauta, mientras que en Huesca se registra una menor temporalidad (82,8% de contratos temporales). Destacar que la proporción de contratación indefinida es mayor dentro del colectivo de discapacitados que sobre el total de la población donde es del 12,52%.

El sector servicios concentra el 77,53% de la contratación total a discapacitados, seguido de la industria, con el 13,2%, la construcción, con el 7,02%, y por último, la agricultura con tan sólo el 2,25% del total.

En la normalización de la vida de las personas discapacitadas, el trabajo actúa como cauce de emancipación personal y como espacio prioritario en el proceso de integración social. El mercado de trabajo está dejando de ser un espacio excluyente, para pasar a convertirse en un lugar en el que los discapacitados puedan ejercer su derecho al trabajo como cualquier otra persona.

Precisamente por ello, el Gobierno de Aragón, a través del Instituto Aragonés de Empleo, quiere favorecer dicha integración laboral mediante la articulación de un conjunto de políticas activas de empleo que contemplan, desde acciones formativas y de orientación laboral, hasta medidas directas de promoción.

Estas medidas incentivadoras se concretan en diversos programas de subvenciones y ayudas para Centros Especiales de Empleo que ocupan a personas con discapacidad bajo la fórmula del empleo protegido; para empresas normalizadas por la contratación por cuenta ajena, tanto indefinida como temporal, de trabajadores con minusvalía; para cooperativas y sociedades laborales por la incorporación de socios trabajadores discapacitados; así como para las propias personas con minusvalía para financiar sus propios proyectos de empleo autónomo.

En esta cuestión, desde el Gobierno de Aragón se siguen explorando y poniendo en práctica nuevas líneas de fomento del empleo de las personas con discapacidad. Así, junto a acciones de difusión y divulgación que tratan de concienciar a la sociedad en general y al empresariado en particular, acerca de la capacidad laboral de este amplio y variado colectivo, y que se concretan en campañas informativas y material divulgativo, el ejecutivo aragonés puso en marcha el pasado año dos nuevos programas de promoción de empleo: el Programa INTRO para la incorporación al mercado de trabajo ordinario de personas con discapacidad y el Programa de Unidades de apoyo a la Actividad Profesional en los Centros Especiales de Empleo.

Por lo que respecta al Programa INTRO, ha comenzado a dar sus frutos en 2007 y ha contribuido a que personas con discapacidad psíquica hayan sido contratadas por empresas aragonesas.

Además, a través del programa INTRO se subvencionan acciones divulgativas que contribuyan a generar la información y sensibilidad adecuada en la sociedad y en los agentes económicos, a dar a conocer y valorar los beneficios del empleo normalizado para las personas con discapacidad, así como a vencer las reticencias o miedos a su integración laboral.

El segundo programa, el de Unidades de apoyo a la Actividad Profesional en los Centros Especiales de Empleo va dirigido a aquellos Centros Especiales de Empleo que ocupan a trabajadores con discapacidad psíquica, enfermedad mental o parálisis cerebral. En 2007 se han beneficiado de este programa un total de 379 trabajadores con discapacidad psíquica, enfermedad mental o parálisis cerebral gracias a la contratación subvencionada de 54 profesionales de apoyo y acompañamiento en el puesto de trabajo, para lo que se han destinado 450.000 euros.

Los dos programas citados, más el resto de programas de ayudas a la integración laboral de las personas con discapacidad han contado en 2007 con un presupuesto cercano a los 8 millones de euros y han posibilitado la subvención de cerca de 2.000 empleos de personas con discapacidad.

Por último, una de las actuaciones destacadas del Departamento de Economía, Hacienda y Empleo se centran en la campaña que, por tercer año consecutivo y conjuntamente, han desarrollado el Instituto Aragonés de Empleo y la Inspección de Trabajo y Seguridad Social al objeto de supervisar el cumplimiento por las empresas de la obligación legal de incorporar a sus plantillas a trabajadores con discapacidad hasta alcanzar, al menos, el 2% del total. De hecho, este año se ha intensificado esta campaña, con 495 notificaciones a empresas recordándoles su obligación en esta materia y con 71 empresas seleccionadas para ser visitadas por Inspección de Trabajo al objeto de comprobar el cumplimiento de la ley en materia de integración laboral de personas con discapacidad. Los resultados se reflejan, tanto en el aumento de la contratación que se ha producido, como en la inscripción de trabajadores con discapacidad en las Oficinas de Empleo. La labor inspectora y de información de los últimos años ha dado sus frutos. De hecho un reciente Estudio de la Fundación Grupo SIFU sitúa a Aragón a la cabeza de las Comunidades Autónomas en grado de cumplimiento de la Ley: un 62,5% de las empresas aragonesas cumplen con las obligaciones de la Ley 13/1982 de integración social de la personas con discapacidad, frente al 32% de la media nacional.

Comentarios