Homenaje "sencillo y sentido" a Fructuoso Orduna

La Plaza de la Inmaculada acogía en la mañana de este domingo un homenaje "sencillo, pero sentido" aFructuoso Orduna, el escultor de la figura de la Inmaculada que preside esta plaza y también de la talla del Nazareno. Varias decenas de oscenses, entre ellos muchos cofrades de Nuestro Padre Jesús Nazareno, asistían al homenaje.

El acto contaba con la presencia de la única hija de Fructuoso Orduna, Pilar Orduna, que junto con el alcalde de Huesca ha descubierto una placa en el pilar de la Virgen. La hija del escultor decía que era un homenaje "emotivo".Pilar Orduna explicaba que su padre, que ahora tendría 114 años, ha recibido muchos homenajes, pero este era especial porque Fructuoso Orduna "amaba Huesca" y tenía muchos amigos aquí.

El secretario de la Cofradía del Nazareno, Ralf Benhard, también subrayaba que era un día importante para la Cofradía. Llevaban años pidiendo un homenaje para Fructuoso Orduna y por fin, han conseguido organizarlo.

Al acto asistía también el alcalde de Huesca, Fernando Elboj, que recordaba que unos de los momentos más emotivos de la Semana Santa oscense es precisamente el "encuentro" entre la talla del Nazareno con la Inmaculada, en la jornada del Miércoles Santo.

Fructuoso Orduna y Lafuente nació en el Roncal, Navarra, en 1893. Entre los años 1904 y 1912 vivió en Pamplona, desde donde, y gracias a una ayuda de la Diputación Foral, se traslada a estudiar a Madrid, donde lo hace con el escultor Mariano Benlliure. También amplió su formación en Roma, en el periodo de 1917 a 1922, gracias a otra beca de la Diputación Foral. A su regreso de Roma, se instaló definitivamente en Madrid, donde en 1962 se nombra Académico de Bellas Artes. Falleció en Madrid el 28 de agosto de 1973.

Comentarios