Lección de pundonor del Huesca ante el Guijuelo

Los azulgranas ganaban 3-1 a los salmantinos en un partido en el que dieron una autentica lección de esfuerzo físico, entrega y sacrificio después de que en el minuto 27 se quedaran con un hombre menos por expulsión del portero Eduardo y aún así sacaron adelante un complicado encuentro. Roberto, Lalo y Neny conseguían los tres tantos de un Huesca que se coloca segundo de nuevo en la clasificación con 27 puntos, a tres del líder Ponferradina que tiene 30.

El Huesca estuvo arropado por su afición ante el Guijuelo en un partido que se sabía sería complicado por la calidad del rival y se complicó más con la expulsión del portero Eduardo que en una indecisión con Corona terminó tocando el balón con la mano fuera del área lo que motivó que el colegiado le mostrara la tarjeta roja. Villanova retiró a Pereira para que entrara Larrosa. Además en el lanzamiento de esa falta el Guijuelo estrelló el balón en el larguero y no fue gol por poco.

Lo que son las cosas, el Huesca se espoleó tras esa acción en el minuto 27 y empezó a controlar la situación hasta que en un gran envío de Dorado el delantero Roberto controló y envió un potente disparo que significaba el 1-0 antes del descanso.

No reblaron los azulgranas que siguieron igual y a los 8 minutos de la reanudación Lalo hacía el 2-0 que daba una mayor tranquilidad. Mientras los visitantes no entendían que les pasaba con fallos increíbles ante la portería oscense y en el juego. El Huesca jugaba a placer y dando una lección de derroche físico y entrega por parte de todos los jugadores que fue sin duda una de las claves del triunfo.

En el minuto 36 de este segundo tiempo marcó Ballesteros en uno de los pocos errores de la zaga oscense y tras cinco minutos de descontrol llegó una contra en la que Lalo sirvió perfectamente a Neny que hizo el 3-1 y dio la tranquilidad a una grada que animó en todo momento al equipo y estuvo arropando a los de Manolo Villanova cuando más complicadas estaban las cosas.

Una victoria de prestigio y que cierra un mes muy duro donde el Huesca ha ganado al Sestao y Guijuelo y empataba en Ponferrada, perdiendo solamente en Lemona. El Huesca ha estado al mismo nivel e incluso por encima de sus rivales directos demostrando que no es una casualidad que el equipo esté segundo y demostrando cada semana la calidad de una plantilla que sabe sobreponerse a las adversidades.

El domingo que viene viaje a Logroño con autocar lleno de aficionados y las bajas de Eduardo y Sastre por sanción, aunque esta circunstancia ya no preocupa tanto puesto que cuando falta alguien el que le sustituye lo hace incluso mejor y el equipo no baja para nada el nivel.

Comentarios