Dos exposiciones sobre agua en el Campus de Huesca

2005111313 politécnica.jpg

Una exposición didáctica, “La Humanización del agua en Aragón”, y una mirada poética a la cuenca del río Susía a través de fotografías inician el año del agua en la universidad. El Campus de Hueca acoge, a pocos meses de la Expo, dos exposiciones con dos visiones en torno al agua. La primera de ellas, en la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación, afronta con una orientación didáctica la humanización del agua en Aragón. La segunda, en la Escuela Politécnica Superior de Huesca, ofrece una mirada más poética sobre la cuenca de un pequeño río del Pirineo, el Susía, a través de una selección de fotografías del concurso fotográfico que lleva el nombre de dicho río.

Son dos miradas de entre las infinitas que el agua genera, y que en sucesivos meses se podrán ir enriqueciendo, también en el Campus de Huesca, en el contraste con otras vinculadas a esta temática. Ambas, tras la prorroga de la primera de ellas, pueden visitarse hasta el día 14 de diciembre de 8:30 horas a 21:00 horas de lunes a viernes, sábados de 9,10 a 13,30h.

“La Humanización del agua en Aragón”, es una exposición elaborada por el Instituto Aragonés de Antropología, entidad que tiene su sede en el Campus de San Francisco de la Universidad de Zaragoza. En ella se analiza la relación y evolución de los usos del agua en nuestra comunidad. a través de diversos paneles que abordan aspectos como biodiversidad y paisaje, simbología y rituales, agua y tradición oral, el agua como necesidad, sus capacidades, aplicaciones y aprovechamientos productivos, las construcciones y los oficios del agua, sus usos lúdicos y recreativos, el agua como amenaza y la necesidad de defenderse de ella, entre otros. La exposición va acompañada por una guía didáctica dirigida a enseñantes.

 

En “La cuenca del Río Susía: otras miradas”, se recogen, a través de una selección de fotografías de diversos autores, otras tantas intensas miradas, sobre la cuenca de este pequeño río de Sobrarbe. Vecinos, viajeros, fotógrafos diversos intentan fijar, al menos en el papel fotográfico, unos espacios que se arriesgan a desaparecer transformados por las obras hidráulicas, decenas de miradas que intentan retener esos paisajes antes de que la lluvia (amarilla o no) lo inunde todo.

Comentarios