CHA alerta de una posible operación de especulación urbanística en el pasillo que ocupa la vieja vía del tren

Desde Chunta Aragonesista se han presentado diferentes iniciativas, tanto en el Ayuntamiento de Huesca como en el Congreso de los Diputados, con la convicción de que el consistorio, antes de que la variante estuviera terminada, debería haber tramitado un proceso urbanístico para integrar en la ciudad todo el corredor. Señalan que como respuesta sólo han recibido evasivas y justificaciones de que no era el momento por parte del Alcalde Fernando Elboj y su equipo de Gobierno.

Indican que en la actualidad no existe estudio de posibilidades del espacio en cuestión ni compromiso de ayuda de ningún Organismo, de ningún Ministerio, ni del Gobierno de Aragón ni de la Unión Europea para una actuación de calado que necesitará mucho tiempo para su materialización y abundante financiación. Consideran que ni la posición de un oscense en un puesto clave de la administración estatal ha servido para nada, consecuencia de un ejercicio, pura y llanamente, de dejadez y desidia.

No obstante las declaraciones del Alcalde en el último pleno hablando de los suelos urbanizables que atraviesa la vía, o las del Secretario de Estado de Infraestructuras, el oscense Víctor Morlán, informando que habrá que pagar el pasillo de 30.000m2. Situación que para los aragonesistas hace ponerse en alerta sobre las verdaderas intenciones que se plantean para estos suelos públicos. Más si se recuerda el pago hubo que hacer al Gobierno de Aragón por un tramo de cabañera o cuando se observa lo que el propio ADIF establece como estrategia para la gestión de su Patrimonio en desuso consistente en el concurso de la formalización de acuerdos asociativos con grandes empresas inmobiliarias encargadas de transformar el suelo patrimonial de ADIF en productos inmobiliarios finales.

Desde CHA señalan que “el urbanismo ha de diseñarse para el bienestar de las personas y a ello deben destinarse en primer lugar los suelos públicos sea cual sea su titularidad. En el caso que nos ocupa la ciudad deberá afrontar cuantiosas inversiones para transformar un espacio ciudadano que, si bien dio soporte a una infraestructura muy necesaria no es menos cierto que ha supuesto una pesada servidumbre para nuestra configuración urbanística, articulación social y movilidad interior. Por ello no sería de recibo tener que cargar con un sobrecoste añadido que, como siempre que aparece la especulación inmobiliaria por medio, terminaría recayendo sobre los bolsillos de los vecinos y vecinas de Huesca para provecho ajeno a la ciudad”.

Indican que no sería de recibo que estrategias conducentes a buscar el mejor momento para ver cuanto más nos podemos llevar cada uno retrase “sine die” las actuaciones y, que mientras tanto, tengamos un basurero en el centro de nuestra ciudad.

Comentarios