Avanza la rehabilitación de la estación de Canfranc

2003070503 canfranc.jpg

El equipo del arquitecto José Manuel Pérez Latorre continúa con la rehabilitación de la Estación de Canfranc, una obra que comenzó la empresa Sacyr en el año 2000, momento en el que, según él, el edificio estaba tremendamente deteriorado. Para el próximo verano podría estar ya finalizada la restauración de la cubierta de la estación, con lo que podrá desmontarse el gran andamio que cubre el edificio.

En todo este tiempo, se ha llevado a cabo la consolidación estructural del edifico, un trabajo que ha sido realmente difícil. Era una estructura de hormigón armado, hecha en 1928, y que tenía un deterioro importante en sus armaduras. Además, los forjados presentaban una ciera flexión. Por ello, se ha reforzado todo con fibra de carbono, con lo que la estructura ya está en perfecto estado. Además, se han limpiado y pintado todas las estructuras metálicas. En la actualidad, se encuentran rehaciendo la cubierta.

Cuando se acabe con este trabajo, llegará una nueva fase de restauración de la marquesina, y lo que son los elementos laterales, donde tienen que ir una galerías para instalaciones posteriores, algo que se ubicará bajo tierra. Con todo esto, se acabará la rehabilitación estructural. Después, vendrá la ejecución del proyecto, ya en función de la cadena hotelera que se haga con la explotación del edificio.

Todas las actuaciones que se hagan en el interior, incluso la distribución de las habitaciones o su tamaño, dependerá del uso hotelero que se le vaya a hacer.

Sí que está previsto que, en la zona sur del edificio, la que da hacia España, se ubique la cafetería destinada al público en general, porque es la zona más soleada y porque el Gobierno de Aragón tenía interés en que, a pesar de construir un hotel, la gente pueda seguir disfrutando de este edificio. En esa parte pública se podrán celebrar banquetes o bodas...

El arquitecto Pérez Latorre reconoce que se trata de una rehabilitación realmente difícil, porque también será complicado dejar satisfecho a todo el mundo. Y es que, más que un mito, la estación de Canfranc es un símbolo.

Tras una denuncia presentada por Apudepa, el juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Huesca emitió una sentencia que resultaba plenamente favorable al desarrollo y continuidad de las obras en la estación.

Comentarios