Convocado el concurso para la demolición de la cárcel de Huesca

2003092020 carcel.jpg

La Sociedad Estatal de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios ha convocado el concurso abierto para la demolición de la prisión provincial de Huesca con un presupuesto de licitación de 595.671 euros

El plazo de presentación de ofertas finaliza el 25 de enero. A partir de ese momento el plazo para derribar el inmueble es de tres meses.

Se trata de un paso importante para el futuro urbanístico de la zona donde se ubica en Ramon y Cajal de Huesca. EL SIEP había sacado a concurso en dos ocasiones el concurso para la venta del solar. En las dos ocasiones ha quedado desierto.

Ahora desde el Ministerio se da este paso, a petición municipal, para que cuando se saque a concurso por tercera vez, sea el solar sin el edificio que parecía ser un freno para posibles empresas interesadas en el concurso.

En dicho solar hay planificadas unas 200 viviendas, todas ellas libres. Además, se proyectaban locales comerciales, que pasarían a ser propiedad municipal, virtud al convenio urbanístico que en su día firmó el Ayuntamiento y el Ministerio Allí deberá ubicarse el Centro de Salud del Perpetuo Socorro. El Presupuesto de licitación, antes de IVA, era de 11.059.000 euros.

El antiguo centro penitenciario, cerrado desde que se abriera la macrocárcel de Zuera, se asienta en una parcela de más de 8.000 metros cuadrados que, según se ha proyectado, será transformada en viviendas y zona verde. Según el Plan General de Ordenación Urbana, esta última será más de un tercio del total del solar.

La superficie edificable fijada es de 17.500 metros cuadrados, o lo que es lo mismo, unos 200 pisos. Los bajos, con unos 3.000 metros cuadrados, pasarán íntegramente a ser propiedad del Consistorio. De hecho ya tienen destino, ya que la Consejería de Salud quiere ubicar allí un nuevo Centro de Atención Primaria y cerrar el que actualmente está en marcha en el Perpetuo Socorro, ya que el local en el que se encuentra se ha quedado pequeño desde hace tiempo.

Para construir las viviendas, evidentemente se tendrá que derribar el actual edificio. Recordemos que en su días la Asociación de Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés, el Colegio de Arquitectos de Aragón y Chunta Aragonesista mostraron su interés por la conservación de este edificio y su reutilización para fines sociales y culturales, una propuesta que fue descartada.

Comentarios