Orden de alejamiento para tres menores que acosaban a otro de la misma edad

2005110303 instituto.jpg

El Juzgado de Menores de Huesca ha dictado una orden de alejamiento contra tres menores de un centro escolar de la ciudad, que no podrán acercarse a menos de cien metros de distancia de un ex compañero de colegio que fue víctima durante más de dos años de sus presuntas agresiones, insultos y amenazas.

Audio sin título

La orden de alejamiento ha sido dictada en un auto como una medida cautelar para proteger a la víctima. El juez ha tenido en cuenta el historial médico de la víctima, con dolores de estómago, vómitos, fiebres, migrañas y temor a salir de casa. Afortunadamente, según ha explicado el abogado de la familia del niño agredido, el sistema ha funcionado con “rapidez y eficacia”.

Ahora, el proceso judicial continúa. Si no hay problemas, el juez podría dictar sentencia en el primer trimestre de 2008.

Los padres del menor aseguran en su denuncia que su hijo empezó a sufrir el acoso a los 11 años. Los tres agresores tienen de la misma edad que la víctima.

El acoso empezó cuando los tres menores obligaron a la víctima a ver un robo en un garaje a manos de sus supuestos agresores, que tenían entonces su misma edad. Al negarse a participar en nuevas acciones de este tipo, comenzó a ser víctima de presuntos golpes, insultos y amenazas por parte de sus compañeros hasta que, tras recibir una paliza que grabaron en vídeo y posteriormente borraron, reveló a sus padres la situación.

En declaraciones a Efe, la madre del menor, Arancha, explicó que su hijo llegaba a casa con moratones, que inicialmente decía se las había producido jugando al fútbol, y que cuando contó las verdaderas causas y habló "se me cayó el mundo encima". Poco después, los padres cambiaron de colegio a su hijo, que comenzó a sentirse mejor con sus nuevos compañeros y adaptarse de nuevo a la vida escolar, situación que volvió a alterarse cuando sus ex compañeros comenzaron a frecuentar el patio del centro en horario escolar, donde volvieron a amenazarle.

Según la madre, su hijo calló durante un cierto tiempo para "no darme más disgustos", pero al cabo de los meses su sufrimiento volvió a hacerse visible. A pesar de denunciar por vía judicial los hechos, las presuntas amenazas continuaron por medio de amigos del menor, lo que motivó una rápida actuación tanto de la policía judicial como de la fiscalía de menores y de la justicia.

La madre del menor, que agradeció la "sensibilidad y rapidez" con la que habían actuado la policía judicial y la justicia, explicó que los más de dos años sufridos han trastornado por completo a la familia y han hurtado a su hijo casi 3 años de infancia. "Todos los niños -explicó- tienen el derecho a tener una infancia, pero mi hijo es ahora un niño lleno de miedo, porque sigue pensando que, aunque gane el juicio, algún día sus verdugos le engancharán".

Esta mujer explicó que las situaciones de acoso escolar en Huesca son "más frecuentes de lo que parece", por lo que instó a los padres a "preocuparse" por la vida de sus hijos en el colegio y a denunciar a la policía cualquier situación de acoso que detecten. A los jóvenes denunciados, la mujer responsabilizó de acosar a otros menores en el colegio o en la calle y resaltó que estas situaciones son una epidemia "que debe hacer que nos preguntemos, cuando vemos que un niño enferma físicamente de miedo, qué tipo de menores estamos educando y en que valores".

Comentarios