Consejos para el frío intenso y la nieve

El Ayuntamiento de Huesca ha remitido una serie de consejos ante situaciones de frío intenso y nevadas. Entre las recomendaciones están:

Preste atención a las emisoras locales de radio o T.V. para obtener información del Instituto Meteorológico o de Protección Civil. Si pasa mucho tiempo en el exterior lleve varias prendas ligeras y cálidas superpuestas, antes que una sola prenda de tejido grueso. Las manoplas proporcionan más calor que los guantes. El peligro extremo se produce cuando hay ventisca, ya que hay una combinación de aire frío, nevadas y fuertes vientos, reduciendo la visibilidad al mínimo; consecuentemente, evite las salidas o desplazamientos en estos casos. Evite la entrada de aire extremadamente frío en los pulmones. Protéjase rostro y cabeza. Las personas de avanzada edad no conviene que salgan a la calle si no es necesario. El frío ejerce sobre el corazón una tensión extra. Si se realizan ejercicios físicos excesivos se corre el riesgo de sufrir un ataque cardíaco o dañar en exceso su organismo; procure evitarlo. Tenga a mano velas, linternas y pilas cargadas por un posible corte de fluido eléctrico.

Tenga cuidado con las estufas de carbón, eléctricas y de gas, procurando que no estén próximas a visillos y cortinas. Atención a los juegos de los niños en sus zonas inmediatas. Tome precauciones para evitar el envenenamiento producido por braseros de picón o estufas de leña, carbón o gas en lugares cerrados sin renovación de aire. Tenga a mano un extintor ante la posibilidad de incendio e instrúyase sobre su manejo. Desconecte todos los aparatos eléctricos que no sean necesarios. Mantenga un grifo ligeramente abierto en casa, a fin de evitar la rotura por congelación de las tuberías. No propague rumores o informes exagerados sobre la "situación".

También hay recomendaciones para los conductores: Evite el viaje siempre que no sea necesario. Procure no viajar solo. Utilice, a ser posible, transporte público. Si va a emprender un viaje lleve en su coche radio, pala, cuerda, una linterna y ropa de abrigo. También algún alimento rico en calorías (chocolate, frutos secos...). Infórmese a través del Instituto de Meteorología, Protección Civil o el teléfono de la Dirección General de Tráfico de los riesgos de incidencias en las zonas a las que va a desplazarse. A través de emisoras de radio locales pueden llegarle instrucciones acerca de posibles heladas o nevadas. Conozca antes de salir de viaje dónde se encuentran los lugares de refugio (albergues, hoteles de carreteras, pueblos, etc.). Evite conducir de noche. Los peligros son más difíciles de detectar. Revise los frenos, neumáticos y sistemas de alumbrado. Lleve el depósito de gasolina lleno, repostando cada 100 kms. Reponga el líquido anticongelante y verifique las bujías. Si el temporal le sorprende dentro del coche y lejos de un pueblo, debe permanecer dentro de él. El coche nos resguardará en caso de ventisca y los neumáticos actúan como aislante si hay rayos. Si mantiene el coche en marcha con la calefacción puesta, deje una ventanilla entreabierta para renovar el aire u evitar posibles intoxicaciones o envenenamientos. Deje algún pañuelo colgado de la antena para llamar la atención. Mantenga limpio de nieve el tubo de escape. Ponga las cadenas al coche, en presencia de hielo o nieve dura.

No realice cambios bruscos de dirección. Utilice marchas cortas. En caso de hielo debe procurar que un lado del coche pise nieve "virgen". Si entra en una zona de hielos no pise el freno. Deje que el vehículo cruce la zona por su propia inercia.

Comentarios