Aragón creció al 4,27% en el tercer trimestre de 2007

La Comunidad Autónoma de Aragón ha experimentado un crecimiento real del PIB del 4,27% en el tercer trimestre del año, según ha confirmado el consejero de Economía, Hacienda y Empleo del Gobierno de Aragón, Alberto Larraz, en el tradicional desayuno navideño con los informadores económicos. Las cifras que registra Aragón superan ampliamente los indicadores del conjunto nacional, ya que, en España, el crecimiento en el tercer trimestre se sitúa en el 3,8%.

 

Al término de un año económico marcado en el ámbito internacional por lo que se conoce como crisis subprime o de las hipotecas basura, los últimos indicadores de coyuntura confirman que la economía aragonesa se mantiene en el tercer trimestre de 2007 al margen de signos de desaceleración. A la tasa de crecimiento referida hay que sumar la fortaleza del resto de variables macroeconómicas, cuya continuidad a corto plazo se ve refrendada por la buena marcha de la mayoría de los indicadores adelantados de coyuntura.

 

En el transcurso de su intervención, el consejero de Economía, Hacienda y Empleo ha destacado el hecho de que todos los sectores participan en este fuerte dinamismo de la economía aragonesa, aunque destaca el ritmo de la construcción, que con un 7,81%, casi dobla el resultado obtenido a nivel nacional. Algo parecido ocurre con la industria, que ha registrado en el tercer trimestre un notable 3,37% muy por encima de la media española situada en el 2%. Es preciso señalar, no obstante, que ambos sectores han sufrido una ligera desaceleración respecto al trimestre anterior. En cambio, el sector servicios parece tomar el relevo y ha alcanzado en estos últimos meses un más que notable 4,78%, cuatro décimas por encima de España. En suma, crecimiento firme y generalizado de todos los sectores productivos .

 

En la vertiente de la demanda destaca la fortaleza de la inversión en bienes de equipo, que de nuevo crece por encima del 13%, muy por encima de la española (8,8%) y alejándose de ella. También la inversión en construcción tiene un pulso más firme (8,5% frente al 3,8% nacional) y otro tanto sucede con el consumo, que se sostiene mucho mejor (3,4% frente al 3%) aunque sin exageraciones, pues continúa creciendo por debajo de la renta. En conjunto la demanda describe una suave desaceleración mucho más contenida, sin embargo, que la española.

 

El buen comportamiento de la economía aragonesa se ha trasladado a los datos de empleo. Según la última Encuesta de Población Activa, el número de ocupados ha alcanzado en el tercer trimestre del año la cifra récord de 620.900. El ritmo de creación de empleo se ha ido acelerado a lo largo de 2007 hasta alcanzar una tasa interanual de 6,4%. El resultado es que a pesar del fuerte incremento de la población activa (6,1%), la tasa de paro ha seguido bajando. En el tercer trimestre de 2007, la tasa de desempleo se ha situado en el 4,9%, muy por debajo del 8,0% de la economía española (y que es mejorada incluso en la provincia de Huesca, con un 3,1%). Aragón es, por tanto, en la actualidad la tercera Comunidad Autónoma con menor tasa de paro. Aunque las cifras varían, los datos de la Seguridad Social confirman el dinamismo del mercado de trabajo con las elevadas tasas de aumento en la afiliación de trabajadores, y tasas de crecimiento del paro registrado todavía menores que la media nacional, a pesar de que en ambos casos son positivas desde mediados de año.

 

Por lo que respecta a las tasas de inflación en la región aragonesa, cerraron 2006 con un 2,9%, casi un punto porcentual por debajo de la registrada en diciembre de 2005, y en 2007 evolucionaba favorablemente hasta septiembre. Desde octubre sin embargo, en línea con lo sucedido en la economía nacional, la tendencia ha cambiado, impulsada por el comportamiento de los precios del petróleo y otras materias primas, que se van trasladando a los sectores del transporte y de alimentos elaborados. La última tasa publicada, correspondiente al mes de noviembre, muestra un 4,2% de aumento interanual de los precios al consumo en Aragón (4,1% en España), con una tasa de inflación subyacente, es decir de variación sin los precios más volátiles, energía y alimentos no elaborados, del 3,3% (3,2% en España). Las expectativas son de un mantenimiento del IPC en tasas elevadas en los próximos meses, pero un regreso a cifras más moderadas a medida que avance 2008 y las tensiones en los mercados de materias primas se relajen.

 

En síntesis, la actividad económica en la Comunidad Autónoma de Aragón, lejos de contagiarse de los signos de desaceleración del conjunto nacional y de la incertidumbre que domina el panorama internacional, sigue manteniendo un fuerte ritmo de crecimiento. Las previsiones realizadas para el año 2008 apuntan a una cierta moderación en la tasa de crecimiento real, en torno al 3,6%, que, no obstante, parece que continuará estando por encima de la española y la europea; incluso todos los indicios apuntan a que, al menos a corto plazo, la diferencia con ambas se ampliará. Sin duda la celebración de la Exposición Internacional Zaragoza 2008 tendrá mucho que ver con este comportamiento.

Comentarios