CHA rechaza el Decreto-Ley que establece medidas urgentes para la adaptación del ordenamiento urbanístico

El Grupo Municipal de Chunta Aragonesista en el Ayuntamiento de Huesca ha presentado una moción para aprobar en el próximo pleno en la que rechaza el Decreto-Ley aprobado por el Gobierno de Aragón publicado en el BOA de 7 de diciembre, por el que se establecen medidas urgentes para la adaptación del ordenamiento urbanístico a la Ley 8/2007 de 28 de mayo, por considerarlo nocivo para la autonomía municipal y solicita su derogación, dando traslado del presente acuerdo al Gobierno de Aragón, a los portavoces de los Grupos Parlamentarios y a la Federación Aragonesa de Municipios y Provincias.

Los aragonesistas indican como antecedentes que el BOA del día 7 de diciembre publicó un Decreto-Ley aprobado por el Gobierno de Aragón el día 4, en el que se establecen toda una serie de medidas para “la adaptación del ordenamiento urbanístico a la Ley 8/2007 de 28 de mayo, de suelo, garantías de sostenibilidad del planeamiento urbanístico e impulso de las políticas activas de vivienda y suelo en la Comunidad Autónoma de Aragón”.

Consideran que la mayor parte del articulado del Decreto Ley no está orientado tanto a adaptar el ordenamiento urbanístico como a introducir nuevos apartados en la Ley 5/1999 de 25 de marzo, Urbanística, cuyo objetivo final es aprobar por la vía de urgencia una vieja aspiración largamente anunciada por el Gobierno PSOE-PAR, cual es la intervención en procesos urbanísticos hasta ahora reservados a los ayuntamientos y, en concreto y en nuestro caso, al Ayuntamiento de Huesca.

Desde el Grupo Municipal de CHA señalan que la vía de tramitación que ha elegido el ejecutivo PSOE-PAR –entrada en vigor desde su publicación con la imposibilidad de introducir modificaciones- supone un desprecio a todos los ayuntamientos aragoneses, “ningunea” al Ayuntamiento de Huesca e introduce una profunda inseguridad jurídica en los procesos urbanísticos en desarrollo.

Indican además, que el contenido de las disposiciones del Decreto-Ley reduce la capacidad de actuación de nuestro Ayuntamiento, pone en peligro planes y convenios firmados desde la aprobación del PGOU, y ata de manos al Ayuntamiento de Huesca imposibilitando futuras actuaciones en las que el interés general de la Ciudad esté en operaciones de reestructuración urbana, de mantenimiento de puestos de trabajo o de mejora de las condiciones urbanísticas de espacios degradados.

Comentarios