Inauguración en Robres de la exposición “ Las Brigadas Internacionales . Imágenes para la Historia “

A partir de este sábado y hasta el 2 de marzo de 2008, se podrá ver en el Centro de Interpretación, Documentación y Estudios de la Guerra Civil de Robres la muestra fotográfica «Las Brigadas Internacionales. Imágenes para la Historia», cuyos fondos han sido cedidos por el Centro de Documentación de las Brigadas Internacionales de Albacete, adscrito a la Universidad de Castilla-La Mancha.

Coincidiendo con la conmemoración del setenta aniversario de la Guerra Civil y de la llegada de las Brigadas Internacionales a España, el Centro de Estudios y Documentación de las Brigadas Internacionales (CEDOBI) de la Universidad de Castilla-La Mancha, organizó diversas actividades de carácter científico y divulgativo, con el objetivo de mostrar algunos aspectos de la vida de los llamados «Voluntarios de la libertad», aquellos hombres heroicos que vinieron a España a defender el régimen democrático de la República. Con tal motivo se organizó la exposición Las Brigadas Internacionales. Imágenes para la historia, que ahora puede verse en Robres.

La muestra se ha dividido en cinco secciones que determinan los momentos más relevantes de la presencia de los brigadistas en España:

I.- Llegada de los voluntarios a España. A los pocos días de iniciarse la Guerra Civil en España, la Internacional Comunista tomó la decisión de crear un cuerpo de combatientes de diferentes países al que se llamó las Brigadas Internacionales. Los brigadistas vinieron a España a luchar por la libertad, al lado del Gobierno legítimo de la República y contra el fascismo ya incipiente en Europa. Se determinó instalar en Albacete el cuartel de las Brigadas y allí realizaron la instrucción militar a partir de mediados de octubre de 1936, fecha de incorporación de los primeros voluntarios entre los que había escritores, periodistas, artistas, obreros y profesionales de toda índole unidos por la ideología izquierdista. El grito angustiado del pueblo español y la lucha por la libertad se convirtió para muchos en el objetivo de sus vidas.

II.- Formación de los brigadistas. Los voluntarios carecían de toda preparación militar, por lo que era precisa una primera fase de instrucción y adiestramiento el manejo de las armas de combate. El número de brigadistas era tan elevado desde el primer momento que se hizo necesario distribuirlos por los pueblos cercanos, quedando en Albacete los altos mandos, los servicios de administración, intendencia y justicia militar, entre otros. En noviembre de 1936 se creó en la localidad albaceteña de Pozo-Rubio la Escuela Militar Superior de oficiales.

III.- Las Brigadas Internacionales en el frente. Acuciados por la situación, a finales de octubre, pocos días después de la incorporación, con poco entrenamiento y escasos medios, los primeros voluntarios internacionales fueron enviados a los frentes de Madrid, Teruel, Andalucía o a la defensa de Valencia, donde se había instalado el Gobierno de la República.

IV.- Diversos aspectos de la vida de las Brigadas Internacionales. Desde el primer momento se manifestó una clara afinidad entre la ciudadanía española y los voluntarios venidos desde más de medio centenar de países de todo el mundo. Se realizaron no pocas manifestaciones de confraternización como desfiles, actos militares, conferencias o mítines donde aparecían pancartas y carteles de apoyo junto a las banderas de muchas naciones de todos los continentes. Numerosos intelectuales, políticos o personas de relevancia cultural y artística llegados de diferentes países visitaron los centros donde estaban ubicadas las Brigadas e incluso acudieron a los frentes de batalla a mostrar su solidaridad a los brigadistas y su apoyo a la República.

V.- Salida de las Brigadas Internacionales de España. El avance de las tropas rebeldes hacia el Mediterráneo y la necesidad de reforzar el frente catalán hizo que en abril de 1938 las Brigadas Internacionales abandonaran Albacete trasladando sus cuarteles a Barcelona. Seis meses después, en octubre, por la decisión política de la Sociedad de Naciones y el comité de No-Intervención, los internacionales abandonaban España, dando lugar a calurosos actos de despedida en muchas ciudades, siendo el más emblemático el que tuvo como escenario las calles de Barcelona el 28 de octubre de 1938, donde miles de personas presenciaron el desfiles de los voluntarios internacionales.

La exposición ha sido realizada básicamente con los fondos fotográficos que el CEDOBI ha reunido desde que se fundara en el año 1989, gracias a una lenta labor recopiladora y de búsqueda documental en distintos centros, y a las donaciones de numerosos brigadistas y de particulares preocupadas porque esos testimonios de nuestra historia no se pierdan. En esta ocasión además, se han incorporado fotografías procedentes del Archivo General de la Administración, de la Biblioteca Nacional o del archivo del Partido Comunista de España.

Comentarios