Año de cambios en la Diócesis de Huesca y polémicas Cartas Pastorales

El año que finaliza ha contado, de nuevo, con numerosas noticias que tenían como protagonista la Diócesis de Huesca o la Iglesia. Lo finalizamos con un total de 210 parroquias y 93 sacerdotes. Además, hay 4 religiosos no sacerdotes profesos, 202 religiosas profesas y tres candidatos al sacerdocio para el clero diocesano. Las cartas Pastorales del Obispo Jesús Sanz, criticando aspectos o del Gobierno del PSOE causaron una gran polémica en la sociedad oscense.

Comenzábamos el año, el 1 de febrero, con el fallecimiento en Roma del Cardenal Javierre, víctima de un infarto. Una delegación altoaragonesa acudió a su funeral, que fue oficiado por el Papa Benedicto XVI, quien recordó la personalidad y dedicación del cardenal.

El Obispo de Huesca, Jesús Sanz, ha protagonizado este año cartas pastorales en las que ha criticado duramente al gobierno del PSOE o la asignatura de Educación para la Ciudadanía, entre otras cuestiones. En el mes de marzo, su carta pastoral titulada "Los idus de marzo", a menos de dos meses y medio de las elecciones, criticaba al PSOE, al que acusaba de corrupto o de manchar el nombre de la paz. Hacía una defensa de la Teoría de la Conspiración del 11-M y defendía las concentraciones y manifestaciones que se habían convocado en los últimos meses en contra de decisiones adoptadas por el Gobierno. Esta carta provocó una enorme controversia en Huesca, y fue duramente criticada por numerosos sectores sociales, incluso por los cristianos de base, que acusaron al obispo de posicionarse claramente ante una opción política y de excluirlos de la Iglesia.

Jesús Sanz también se dirigió a los fieles, criticando la situación de la asignatura de Religión en la escuela, y fue igualmente el autor de otra polémica carta, en la que arremetía contra la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Bajo el título de "Okupar la educación", el prelado criticaba lo que él entendía como una "imposición del Gobierno", así como una "manipulación". Además, invitaba a todos los que se mostraran contrarios a luchar contra esta asignatura. Posteriormente, y junto con el resto de obispos aragoneses, firmó una carta pastoral con la que querían orientar a los cristianos sobre la asignatura de Educación para la Ciudadanía

La Jornada Diocesana de Pastoral, celebrada en el mes de septiembre, permitió fijar los objetivos de la Diócesis para el curso 2007/2008. Esos objetivos se dividieron en tres capítulos: encuentro con el misterio de Dios (renovación de personas y comunidades), Comunión del Cuerpo de Cristo (organización diocesana) y Enviados a la Misión (la Evangelización).

Llegaron más cambios a la Diócesis, como el nombramiento de un nuevo delegado diocesano de Familia y Vida, en la persona de Rodolfo Prieto, y de Juventud, con Lorenzo Naya. Además, la parroquia de Santo Domingo cuenta con un nuevo párroco, Ángel Lasierra; Ayerbe con Luis Gurrucharri; y Almudévar con Fernando Altemir. En el mes de octubre, el relevo del sacerdote José Antonio Monreal, al frente de la delegación diocesana de Familia y Vida, por parte del Obispo de Huesca, supuso el desmantelamiento de todo el equipo que, desde hace más de 15 años, se ocupaba tres veces al año de los Cursillos Prematrimoniales, de preparación para las parejas que van a contraer matrimonio. El equipo estaba formado por media docena de matrimonios, que colaboraban en la organización del cursillo así como en los debates que se abrían, cada día, tras las charlas que se ofrecían. El Obispo decidió que la marcha de Monreal al frente de los cursillos conllevaría también el cese de todo su equipo, que en todo caso, habría abandonado esta actividad. Todo apunta a que Jesús Sanz no estaría de acuerdo con algunos de los temas que se abordaban en estos cursillos y que también habría mostrado su discrepancia con alguno de los ponentes encargados de ofrecer las charlas.

La lluvia obligó a suspender la procesión del Santo Entierro, el Viernes Santo. La Archicofradía de la Vera Cruz retrasó, en un principio el acto una hora, pero a la vista de que seguía lloviendo, finalmente la procesión hubo de ser suspendida. Sin embargo, la iglesia de Santo Domingo y San Martín acogió la celebración que suele realizarse habitualmente al final de la procesión.

También, en este 2007, finalizó la fase diocesana del proceso de beatificación de la Sierva de Dios, Josefa Berrido. Tras recopilar toda la documentación existente e interrogar a una quincena de personas, se envió todo a la Congregación romana para la Causa de los Santos, donde continuará el proceso, que será largo, ya que deberán tomar parte en él una comisión de obispos, otra histórica y, finalmente, será el Papa quien dé el visto bueno a la beatificación, si se encuentran motivos para ello. Antes, habrán pasado varios años.

En el mes de mayo, el obispo de Huesca, Jesús Sanz, presentó los libros litúrgicos propios de la Diócesis, con los santos y fiestas religiosas de la diócesis, que quedaron reducidas a 16 celebraciones. Se trataba de tres suplementos al Misal Romano, al Libro de la Sede y al Leccionario, para las iglesias y sacerdotes, con todas las lecturas, oraciones, salmos, antífonas o moniciones, que deben rezarse en la festividad de cada uno de estos santos o beatos. Además, se presentó el Suplemento a la Liturgia de las Horas, propio de los Santos de la Diócesis, al alcance de todos los creyentes, que recoge no sólo una somera biografía, sino también lecturas, oraciones, preces o himnos.

Y en el mes de junio conocimos que habían llegado siete nuevas clarisas al Convento de Santa Clara de Huesca, con lo que se aseguraba su continuidad. Ese mismo mes, cuatro sacerdotes celebraban sus bodas de oro sacerdotales.

En este año también se celebraron los 200 años de presencia de la Congregación de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana en Huesca, quienes además, recibieron la Medalla de Oro de la Ciudad, de manos del ayuntamiento de Huesca.

Comentarios