Los resultados de las elecciones municipales forzaron el pacto en el Ayuntamiento de Huesca

En 2007 hubo elecciones municipales que dejaron un panorama político bien distinto al del pasado mandato en el Ayuntamiento de Huesca. Si muchos pronósticos hablaban de una reedición de la mayoría absoluta de la que gozó Fernando Elboj durante el mandato 2003-2007, las urnas dictaron todo lo contrario y el grupo socialista perdió representación en el Consistorio lo que le llevó a tener que firmar un pacto de gobierno con el Partido Aragonés.

El pacto se formalizó, haciéndose los regionalistas con el área de Fomento, área que, desde el momento del pacto, pasa a ser una de las más importantes en el Ayuntamiento de Huesca, siendo dotada de más personal y de mayor peso político.

Otra novedad que dejan los últimos comicios en el Ayuntamiento de Huesca es la entrada de nuevo en el panorama municipal de Izquierda Unida. Trinidad Rincón es desde entonces la representante de la coalición de Izquierdas en el Consistorio.

Pero si bien en el periplo municipal 1999-2003 IU formó parte del gobierno municipal en esta ocasión no se pudo llegar a reeditar el tripartito de hace cinco años.

En lo que llevamos de mandato, aparte de estas consideraciones, hay que destacar un panorama político más tranquilo y menos crispado que en los cuatro años anteriores. Algunos lo achacan a la perdida de la mayoría absoluta por parte del Grupo Socialista, otros a la entrada en el gobierno de Fernando Lafuente, que estaría actuando como pieza de enganche entre gobierno y oposición.

En el capítulo de las polémicas, quizá destacar el costo que supondrá a las arcas municipales la construcción y puesta en funcionamiento del Palacio de Congresos, cuyo presupuesto roza ya los 30 millones de euros.

Comentarios