El Consejo Presbiteral y el Colegio de Consultores de la Diócesis de Lérida apoyan la posición de Salinas

El Obispo de la Diócesis de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, valora de manera positiva la carta enviada por el Administrador Apostólico de Lérida, Javier Salinas, puesto que es la primera vez que Lérida reconoce que debe devolver las piezas, y destaca el respaldo de los miembros del Consejo Presbiteral y del Colegio de Consultores, los máximos órganos de la Diócesis Ilerdense.

El Administrador Apostólico de Lérida, Javier Salinas, remitía una carta a todas las parroquias de la diócesis ilerdense para su lectura, en la que señalaba que la responsabilidad de que las piezas de arte sigan en Lérida es de las entidades que forman el consorcio del Museo de Lérida, que existe un buen entendimiento con Barbastro-Monzón, y adelantaba que antes del verano se puede encontrar una solución y se puede conocer el dictamen del Tribunal de la Rota Romana.

La carta deja claro que el deber de la Iglesia y de su obispo es seguir el mandato evangélico por encima de los intereses materiales, y achaca la responsabilidad de que las obras sigan en Lérida a las entidades de derecho civil que forman parte del Museo, entre ellas la Generalitat, la Diputación de Lérida y la Paeria, y que han evitado que se cumpliera el mandato de Roma.

Desde los distintos ámbitos políticos y sociales de Lérida se ha restado importancia a esta misiva y siguen insistiendo que las obras de arte pertenecen a Lérida. Los Amigos del Museo de Lérida han manifestado que con esta carta, “el administrador Salinas está ganado puntos ante el Cardenal Re, que firmó el decreto de entrega de las piezas, para poder ascender a arzobispo de Valencia”. Desde los Amigos del Museo se anima a Javier Salinas a tomar ejemplo del obispo Ciuraneta por su “actitud intachable ante la problemática y por no buscar ninguna recompensa en su actuación”.

El Obispo de Barbastro-Monzón recuerda que la catalogación que realizó la Generalitat de las piezas en su momento era nula puesto que estaban “sub judice”, y ahora, según Milián “entorpece el proceso de devolución”, al igual que haber incluido algunas de ellas en el nuevo Museo de Lérida.

Comentarios