2.688 grandes dependientes altoaragoneses empiezan a recibir ayudas

El Departamento de Servicios Sociales y Familia del Gobierno de Aragón ha comenzado ya a liberar las órdenes de pago para los primeros grandes dependientes de la Comunidad aragonesa a los que se les ha reconocido y valorado, a través de un programa de atención individualizada, su situación de dependencia. En la provincia de Huesca, 2.688 grandes dependientes empiezan a recibir ya estas ayudas.

 

Un total de 14.313 aragoneses han presentado solicitud para acogerse a las ayudas establecidas en la Ley de Dependencia (9.313 en Zaragoza, 2.2312 en Teruel y 2.688 en Huesca), en esta primera fase de aplicación de la ley en la que se fija la prestación económica o de servicio a los dependientes en grado 3 (nivel uno y nivel dos), es decir, aquellas personas que no pueden valerse por sí mismas.

 

Del total de solicitudes presentadas, el Departamento de Servicios Sociales y Familia del Ejecutivo aragonés ha valorado un total de 11.297, es decir, el 76,18% de las solicitudes presentadas. Del global de las valoradas, 7.273 se enmarcan en Zaragoza (75,83%), 2.107 en Teruel (88,39%) y 1.917 en Huesca (68,63). Los datos aportados son a fecha 21 de diciembre.

Desde la Coordinadora de Asociaciones de Personas con Discapacidad, CADIS Huesca, su presidente Paco Ratia valora la Ley de la Dependencia como la noticia más destacada de este año 2007. Las ayudas que empiezan a llegar ya son recibidas como agua de mayo.

En cualquier caso, en las asociaciones de discapacitados tienen claro que estas ayudas son sólo el primer paso y que el desarrollo completo de la Ley de Dependencia llevará tiempo.

Por lo demás, haciendo balance del año 2007, en CADIS tienen un sabor agridulce: se ha trabajado mucho, pero aún queda mucho por hacer.

La emisión de las órdenes de pago supone que ya se ha puesto en marcha la maquinaria administrativa para el pago efectivo de estas ayudas económicas, con carácter retroactivo desde la fecha en que se hizo la solicitud. Esta misma mañana, se ha dado orden para el pago de un centenar de nóminas a otros tantos grandes dependientes que tienen ya reconocido y garantizado su derecho a recibir una prestación económica mensual. A partir de ahora, el Ejecutivo aragonés irá progresivamente abonando las prestaciones económicas a todos los grandes dependientes reconocidos en la Comunidad.

 

Junto a las prestaciones económicas directas, el Departamento de Servicios Sociales gestiona los servicios públicos de atención a la dependencia: plazas públicas en residencias, ayuda a domicilio, teleasistencia o servicios de centro de día o de noche, entre otros.

 

La Ley de Dependencia establece dos áreas de trabajo: la prestación de servicios y la prestación económica directa. La primera se refiere a programas específicos de carácter preventivo y de rehabilitación, servicios de promoción de la autonomía personal, teleasistencia, ayuda a domicilio, servicios de centro de día y de noche, así como servicio de atención residencial.

 

En cuanto a las prestaciones económicas, se distinguen entre la vinculada al servicio, para el cuidado del entorno personal y de asistencia personal. En este sentido, el importe de las prestaciones económicas para cada persona beneficiaria en situación de dependencia de Grado III oscilará entre un máximo de 780 euros al mes y un mínimo, que es la cuantía íntegra fijada de pensión no contributiva.

 

La población potencial que se estima se beneficiará en 2015 de la Ley de Dependencia en Aragón es de 42.000, de los que 8.000 son grandes dependientes, 14.000 dependientes severos y 20.000, dependientes moderados.

Comentarios