Aragón, pendiente de la cumbre hispano-francesa de París

Iglesias , Delaye

París acogerá el día 10 de enero una nueva cumbre hispano-francesa, cita en la que los Gobiernos centrales de ambos países abordarán las comunicaciones transpirenaicas. Se llegaba a apuntar durante este pasado 2007 que sería una cumbre monográfica sobre esta materia; no obstante, habrá más puntos en el orden del día. Aragón pone todas sus esperanzas en esta reunión, tras el cambio de actitud del Ejecutivo francés respecto a las comunicaciones por el Pirineo central.

La travesía ferroviaria de baja cota recibía hace unas semanas un importante impulso en sus aspiraciones de futuro, ya que tanto España como Francia solicitaban de forma conjunta financiación a la Unión Europea. Bruno Delay, embajador francés en España, reconocía la importancia de esa conexión dentro de las directrices del Gobierno de Nicolas Sarkozy.

La Unión Europea concedía esa financiación. Se destinan 10 millones de euros para financiar los estudios del proyecto de conexión entre España y Francia por el Pirineo central. Marcelino Iglesias, presidente de Aragón, incidía durante todo el año 2007 en que estamos ante un viaje de no retorno, relativo a un proyecto fundamental para esta Comunidad Autónoma.

En materia ferroviaria, el año 2007 dejaba el compromiso de Aquitania de recuperar la circulación de trenes entre Olorón y Bedous (poniendo más cerca la reapertura del tráfico internacional Zaragoza-Canfranc-Pau).

En el caso de Huesca capital tenía lugar la consecución de una reivindicación de tres décadas: la eliminación del paso de trenes por el casco urbano de la capital oscense. Se ponía en servicio la variante ferroviaria de Huesca, que contará con un apeadero de mercancías en la Plataforma Logístico-Industrial (PLHUS).

Comentarios