Palacio de Congresos y Plhus pueden cambiar la realidad socioeconómica de Huesca en 2008

El Palacio de Congresos y Exposiciones, a buen seguro, va a protagonizar la vida política del Ayuntamiento de Huesca durante 2008. Asimismo, otras obras, que aun no siendo de ámbito municipal como la Plataforma Logística Huesca-Sur, marcarán la nueva realidad social y económica de Huesca.

Huesca en este 2008 volverá a inaugurar una obra multimillonaria, no exenta de polémica, como es el Palacio de Congresos y Exposiciones. Los desfases presupuestarios, cifrados de momento en 6 millones de euros, y el cumplimiento de los nuevos plazos para utilizarlo durante la Expo de Zaragoza marcarán, a buen seguro, los debates políticos en el Ayuntamiento de Huesca en los próximos meses.

También el Consistorio deberá enfrentarse al diseño de la gestión de esta infraestructura, que, de momento, se piensa realizar de manera directa.

Otro importante proyecto que deberá estar finalizado en la primavera de 2008, si se cumplen los plazos previstos, será la Plataforma Logística de Huesca, PLHUS. Una zona industrial, con vocación logística, y con servicios ferroviarios y carreteros de primer orden, que permitirá poner a disposición de la ciudad 130 nuevas hectáreas de uso industrial, y cubrir así una de las deficiencias de la ciudad.

La adjudicación de la obra tuvo lugar el 29 de septiembre de 2006 por un importe de 17,3 millones de euros. El plazo de ejecución era de 15 meses, tres menos de lo previsto inicialmente, por lo que, como mucho, esta primavera esta obra, financiada al 100% por el Gobierno de Aragón, tendría que esta finalizada.

El resto de proyectos impulsados por el Ayuntamiento de Huesca no tienen el calado de PLHUS o del Palacio de Congresos, pero alguno de ellos comporta una importante inversión también. Es el caso del Parking de la Universidad, el primero de titularidad municipal con vocación de servicio público, o la puesta en marcha de la Escuela Infantil 0-3 años que será gestionada también desde el propio consistorio.

Además, el Ayuntamiento tendrá como reto, en el terreno urbanístico, otra de las asignaturas pendientes de la Huesca de los 30 últimos años: el convenio del Polígono de las Harineras, cada vez de más difícil sostenibilidad económica con la nueva normativa. Eso sin olvidar el convenio de Fosal de Moros o el Area 3, el cual cuenta con una fuerte oposición vecinal a que en esa zona continúe una subestación eléctrica.

En este capítulo tampoco hay que olvidar el acuerdo alcanzado con los propietarios del entorno de la Muralla, lo que debería permitir la constitución de un paseo peatonal sobre el monumento y su posterior rehabilitación integral.

Por último, apuntar el desarrollo de Walqa, que continuará de manera especial con la puesta en marcha del gran Centro Tecnológico del Salud, desde el que se gestionará buena parte de la sanidad aragonesa.

Comentarios