Peor que el Pabellón

Luis Laiglesia

Es el cuento de nunca acabar. El denominado Palacio de Congresos está camino de convertirse en la rémora económica de Huesca de los próximos 10 años, si nadie pone freno a esta carrera sin fin de desfases y sobrecostos.

Un edificio que sale a concurso por 7 millones de euros, que es echado a cajas destempladas del Ayuntamiento el ganador de dicho concurso porque anuncia que la infraestructura debe aumentar su presupuesto, que es encargado al arquitecto municipal y que termine costando cuatro veces más de lo previsto, es sencilla y llanamente un despropósito jamás visto en una obra en Huesca. Tampoco en el Palacio Municipal de los Deportes.

Con la habilidad política que le caracteriza, por eso lleva en la vida pública lo que lleva, el Alcalde de Huesca, Fernando Elboj, ofrecía hace unos días una rueda de prensa para explicar que el terminar el Palacio de Congresos para la Expo solo tenía un aumento de precio de 1,6 millones de euros. Como si ese fuera el problema. Todos picaron el anzuelo, en especial los grupos de la oposición, y se dedicaron a poner en duda las palabras del alcalde, en vez de meterle mano a lo que es de verdad importante: al desfase presupuestario y la hipoteca económica que va a suponer en el futuro la financiación de esta obra megalítica que se le ha ido de las manos a un Ayuntamiento cuya economía en los últimos ocho años ha dependido, en gran medida, del sector inmobiliario. Y el ladrillo no está precisamente para muchas fiestas.

Ante este escenario los presupuestos son un verdadero puzzle, que veremos cómo y de qué manera se cierran. Veremos si quien tiene que ayudar financieramente, el Gobierno de Aragón, lo hace, y si el Ayuntamiento tiene recursos propios para atender las exigencias económicas de la obra.

Como le oí hace unos días a alguien, “este mandato cada vez se asemeja más al último que encabezó Enrique Sánchez Carrasco”, con obra megalítica incluida, añado yo. Y algunos, en el partido del Alcalde, han tomado buena nota de esta circunstancia.

Comentarios