Roma ordenó a Salinas leer la carta sobre los bienes en todas las parroquias

Javier Salinas

La carta sobre el litigio de los bienes en la que el Administrador Apostólico de Lérida, Javier Salinas, manifestaba su voluntad de cumplir los decretos de Roma para entregar las obras de arte a Barbastro-Monzón no fue una iniciativa del prelado de Tortosa, según publica La Mañana.

Según el diario ilerdense, Salinas explicó al Consejo Presbiteral que la orden de leer la carta procedía de Roma y, más concretamente del Cardenal Re, el prefecto de la Congregación de los Obispos que siempre se ha manifestado a favor de la entrega de las obras. El Administrador Apostólico de Lérida leyó la carta ante los miembros del Consejo Presbiteral y también la orden del Vaticano para que se leyera esta misiva en todas las parroquias de la diócesis, aunque hubo algunas que hicieron caso omiso de las directrices del Administrador Apostólico y no leyeron la carta.

Al parecer, el obispo Javier Salinas mostró su pesar por la orden del Cardenal Re, aunque el obispo debe obediencia a Roma. Y así lo explico en otra carta que Salinas envió junto a la carta que debía leerse en todas las parroquias. En esta segunda misiva, destinada a los rectores, Salinas pedía que se leyera su carta y explicaba que el motivo de la redacción de esta carta obedecía explícitamente a las órdenes de sus superiores llegadas directamente desde Roma. Se da la circunstancia de que en alguna parroquia de la ciudad de Lérida también se leyó esta segunda carta, la que estaba destinada sólo a los rectores de las parroquias.

El Administrador Apostólico de Lérida, Javier Salinas, remitía, en el mes de diciembre, una carta a todas las parroquias de la diócesis ilerdense para su lectura en la que explicaba su punto de vista sobre el litigio con la diócesis de Barbastro-Monzón. Salinas aseguraba que existe un buen entendimiento con Barbastro-Monzón, señalaba que la responsabilidad de que las piezas de arte sigan en Lérida es de las entidades que forman el consorcio del Museo de Lérida, y adelantaba que antes del verano se puede encontrar una solución. La carta dejaba claro que el deber de la Iglesia y de su obispo es seguir el mandato evangélico por encima de los intereses materiales.

El Obispo de la Diócesis Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, señalaba recientemente que el “2008 será muy importante para solucionar el tema de los bienes”. Milián manifestaba que Roma era una vez más contundente y rechazaba el recurso que Lérida había presentado dando la razón de nuevo a Barbastro-Monzón.

El Obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, y el Administrador Apostólico de Lérida, Javier Salinas, mantenían varios encuentros para dialogar y avanzar en la solución final del litigio. Milián explicaba que la llegada de Javier Salinas ha facilitado más el dialogo y han avanzado mucho en los últimos meses, aunque no se ha podido solucionar esta cuestión. El Obispo de Barbastro-Monzón afirmaba que están trabajando intensamente a pesar de que los resultados definitivos no han llegado todavía.