El derby Jacetano-Sabiñánigo inicia el calendario de Tercera en 2008

2005092524 sabi-jacetano.JPG

Jacetano y Sabiñánigo han acabado el 2007 peor de lo que esperaban. Los verdirrojos son colistas y tan sólo suman doce puntos, por su parte el Sabi está inmerso en los puestos de descenso y tan sólo tiene en su haber dieciocho puntos. Ambos son conscientes de que hay que cambiar en este año 2008, sobre todo los resultados, porque de nada sirve jugar bien si al final no se suma. Como suele ser habitual, será Día del Club.

Este domingo en el Oroel tanto Jacetano como Sabiñánigo se juegan más que tres puntos, y es que hay que disputar la primera jornada del año y conseguir ganar y dejar atrás, con el año viejo, los viejos fantasmas del pasado, los puestos del descenso y la tónica de resultados negativos que sobre todo en el mes de diciembre han tenido ambos equipos.

Por parte del Jacetano de Carlos Luz, hay mucha necesidad el pasado domingo se perdió ante el Monzón en el Oroel, y con esa derrota a pesar de haber jugado bien los de Jaca acabaron el año colistas. El Sabi también acabó el año con derrota, ante el Utebo, y ahora llegará a Jaca con la necesidad de sumar tres puntos para salir de los puestos de descenso en los que nadie pensaba que a estas alturas de liga estaría.

Con este derby, además de empezar el calendario del año, también se inicia la segunda vuelta de la Tercera División, y es una buena oportunidad para ambos para empezar de cero y con los veinte partidos que quedan por delante, conseguir los objetivos, que ahora se sitúan en salvarse.

Como siempre, el domingo en el Oroel será muy importante el papel de la afición, que tal y como están las cosas para jacetanos y serrableses agradecerán el apoyo de los suyos. De momento ambos equipos han vuelto este miércoles a los entrenamientos y aunque no ven a hacer nada especial sí esperan estar concentrados para afrontar el partido en las mejores condiciones.

Si todo va según lo previsto, el Jacetano - Sabiñánigo se jugará este domingo a las tres y media en el Oroel.