Dos vascos y un trabajador de Formigal, víctimas mortales de un alud fuera de pistas

Los tres esquiadores que quedaban atrapados en la mañana de este viernes por una avalancha de nieve registrada en la zona de Anayet de la estación de Formigal fallecían. Los tres estaban esquiando fuera de pistas, en la zona del Garmo de la Mina, cuando el alud les sorprendía poco antes de las once de la mañana. Los fallecidos son Iñigo Enrique Z.G., nacido en San Sebastián en 1970 y domiciliado en Álava; y Daniel O. E., vecino de San Sebastián y nacido en 1971.  Asimismo fallecía Miguel Ángel Rodríguez, natural de Zaragoza de 33 años, trabajador de la estación de Formigal, del departamento de marketing, el cual se encontraba realizando su trabajo. No se han hecho esperar las reacciones: consternación y duelo en el Gobierno de Aragón, en Aramón y en la estación de esquí de Formigal. Desde todos estos ámbitos se llama a la prudencia, para evitar que se esquíe fuera de las zonas balizadas (dado el peligro que eso entraña).

Audio sin título

Los dos vascos formaban un grupo de 5 personas, siendo uno de ellos quien daba el aviso. El teniente de la Guardia Civil, Pedro Garijo, destacaba que el rescate ha sido de una gran ejemplaridad y coordinación. Se ha contado con tres helicópteros, tres equipos de perros, 15 componentes de la Guardia Civil, protección civil, bomberos del Alto Gallego y miembros de la estación. Desde la Guardia Civil se ha reiterado que el riesgo de aludes es fuerte (nivel 4) y no se debe adentrar en la montaña por el peligro existente.

Dos de los esquiadores fallecidos han sido rescatados hacia las doce y media del mediodía con el helicóptero de la Guardia Civil y han sido trasladados a unas UVIs móviles desplazadas a la zona, pero los servicios de emergencia no han podido hacer nada por su vida. El tercer esquiador ha sido localizado y rescatado sin vida algo más de una hora después.

El alud se ha producido poco antes de las once de la mañana fuera de pistas, en la zona del Garmo de la Mina, a unos 1.700 metros de altitud. La predicción anunciaba para hoy que el riesgo de aludes era fuerte, de nivel 4. Todo apunta a que en unos minutos, se han sucedido varias avalanchas.

En estos primeros días del año, la afluencia de esquiadores está siendo muy importante. La nieve caída recientemente y las buenas condiciones meteorológicas, con sol este viernes en las pistas, han animado a muchos esquiadores a disfrutar del deporte blanco.

PRIMERAS REACCIONES INSTITUCIONALES

El consejero de Industria Comercio y Turismo del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, en sus primeras palabras ha transmitido el pésame del ejecutivo autónomo a los familiares de los fallecidos, ha lamentado el accidente, que se ha producido fuera del dominio esquiable y de las señales que existen de información en la estación, y ha resaltado la labor de los equipos de rescate, dos de las victimas fallecían en su traslado, ha querido reiterar que la estación es segura esquiando en las zonas balizadas.

Por su parte, el presidente de Aramón, Francisco Bono, emocionado, ha recordado al trabajador fallecido, que era conocido entre el personal del grupo como “Chusky” formando parte del departamento de marketing y eventos, “siendo una persona muy integrada en su trabajo”. Ha señalado que “se supone que se encontraba en la zona trabajando como en otras ocasiones tomando fotografías destinadas para algún proyecto de marketing”.

Antonio Gericó, director de la estación Aramón Formigal, en sus declaraciones a los medios de comunicación, ha indicado que “es una zona a la que se puede acceder esquiando pero fuera de seguridad”. Señalaba que “es complicado poder llegar a la misma”. Ha insistido en que en estas situaciones, debido a las condiciones de la estación tras las últimas nevadas, se da todo tipo de información a los esquiadores de las zonas peligrosas y balizadas por lo que ha apelado a la responsabilidad de los esquiadores. Ha recordado que en 1991 también hubo una avalancha que produjo la muerte de una persona.

MINUTO DE SILENCIO EN FORMIGAL

El Grupo Aramón ha determinado que se guarde un minuto de silencio en la estación de esquí de Formigal, en recuerdo de los tres fallecidos. Será este sábado al mediodía; momento en el que se pararán todos los remontes.

Se ha decidido suspender la llegada de los Reyes Magos a la estación; no obstante, por la tarde se celebrará el descenso de antorchas.

La estación no cerrará sus instalaciones, "debido a las fechas en las que nos encontramos y dado el gran número de turistas que están estos días en los valles oscenses". Además, Aramón considera que "es el mejor homenaje que se puede realizar al compañero y a los otros dos esquiadores, quienes hubiesen deseado que la estación continuara abierta".