La CRELOC también envía una carta a Sarkozi para que se hable del Canfranc en la cumbre hispanofrancesa

2006012323 canfranc.JPG

Ante la celebración el próximo día 10 de la anual “cumbre” hispano-francesa en París, Alain Cazenave-Piarrot, presidente del Comité para la reapertura de la línea Olorón-Canfranc (Creloc), al igual que hiciera hace unos días el portavoz de Crefco, ha enviado a Nicolás Sarkozi, presidente de la República Francesa, una carta en la que se solicita la reapertura de la línea Pau-Canfranc-Zaragoza. La Creloc recuerda que la RN 134 seguirá cortada el día de la celebración del cumbre hispanofrancesa.

Carta enviada a Nicolás Sarkozi:

Señor Presidente,

Cuando se abra en París, el 10 de enero, la cumbre franco-española, la carretera RN 134 seguirá cortada a cualquier circulación en el valle de Aspe. El jueves 3 de enero por la tarde, 400 toneladas de rocas y tierra cayeron sobre la calzada y en el río. Para poder circular, la población de los tres pueblos situados en lo alto del valle está obligada a recorrer a pie uno de los túneles ferroviairios de la línea internacional a Pau-Canfranc-Zaragoza, cerrada desde hace 38 años.

Le pedimos que impulse con fuerza y convicción la reapertura de la línea Pau-Canfranc-Zaragoza durante la cumbre de París. Más allá del accidente del último jueves, que ha provocado una situación grotesca, hay muchas razones que imponen la reapertura.

Desde la perspectiva francesa, el Grenelle del medio ambiente que usted organizó preconiza una transferencia masiva y rápida del tráfico de mercancías y de viajeros de la carretera al ferrocarril. Esto es todavía más necesario en el valle de Aspe y en el valle español de Canfranc, ya que se trata de un medio montañoso, con ecosistemas frágiles y cuya actividad económica descansa, en gran medida, en el turismo de esquí y montaña.

Desde la perspectiva española, los aragoneses piden aún con mayor fuerza la reapertura del ferrocarril, ya que mantienen con grandes costes el servicio ferroviario hasta Canfranc y han comenzado a modernizar la línea desde Zaragoza.

Desde la perspectiva regional, el Consejo Regional de Aquitania incluyó entre las previsiones del Contrato de Plan Estado-Región una partida de 60 millones de euros para rehabilitar el tramo Pau-Bedous. Es un primer paso hacia la reapertura. Los trabajos de desbroce comienzan, precisamente, el 10 de enero. La puesta en servicio efectiva tendrá lugar en 2010, bajo la égira de RFF.

Desde la perspectiva macro-económica, el precio del petróleo supera ya los 100 dólares por barril, lo que hace imprescindible la generalización del transporte ferroviario; el “todo asfalto-todo camión” de los últimos cincuenta años toca a su fin.

Finalmente, la opinión pública espera con impaciencia la reapertura del Canfranc a los dos lados del Pirineo. Todas las encuestas confirman este interés y esta esperanza. Un importante periódico regional de Burdeos titulaba en su edición del sábado: "La ineludible línea Olorón-Canfranc", expresando así la esperanza de la población y de los principales actores políticos, ya que ningún cargo electo se opone a la reapertura.

El proyecto de Travesía Central del Pirineo por un túnel ferroviario de baja cota bajo el Vignemale, presentado a menudo como solución, constituye ciertamente una buena alternativa, pero no podrá ponerse en marcha antes de tres décadas. Precisamente cuando los tráficos ferroviarios que justificarán tal inversión, habrán sido asegurados por el funcionamiento del Canfranc.

Solo falta una treintena de kilómetros de vía férrea que volver a poner en servicio al sur de Bedous. Se trata de un símbolo importante para el Pirineo, para España y para nuestro país. Le agradeceremos que inscriba la reapertura del ferrocarril de Canfranc en el orden del día de la “cumbre” de París.