Alrededor del 50% de las personas que acuden a los cursos para dejar de fumar en Barbastro consiguen su objetivo

Dejar de fumar es el objetivo claro del curso de Deshabituación Tabáquica que la Asociación Española Contra el Cáncer de Barbastro está preparando. En siete sesiones de perioricidad semanal, desde el miércoles 16 de enero, y horario de 17:30 a 19:00 horas, el curso se divide en tres partes: una primera en la que se prepara a los pacientes para el cambio, otra para habituar los cuerpos a la deshabituación nicotínica, y una tercera en la que se trabaja el mantenimiento de abstinencias.

Clara Martínez, psicóloga encargada de impartir el curso, destaca que tras la primera sesión, muchas personas dejan de acudir a la terapia, pero alrededor de la mitad de los pacientes que deciden continuar consiguen dejar de fumar.

Martínez señala que “cada una de las clases son muy diferentes”. Se comienza con las experiencias de cada uno de los componentes del grupo, que no suele pasar de los 10 pacientes por curso, y, sobre todo, “marcar metas”. El “autorregistro” de cigarrillos es una de las primeras técnicas que se desarrollan, para estudiar cuántos cigarrillos fuman, y cuándo son los momentos más comunes.

La psicóloga explica que la fase más dura es la referente al mantenimiento, cuando el paciente sufre los miedos a recaer y la ansiedad. Desde la AECC de Barbastro se enseña a los participantes “a relajarse para desviar el pensamiento cuando les atacan las ganas de fumar, y a realizar actividades alternativas”.

Las personas que acuden en busca de ayuda para dejar de fumar a un curso de estas características tienen un denominador común: son fumadoras y desean dejar el hábito. Pero en lo que respecta al perfil de cada una de ellas, destaca que tienen entre 30 y 65 años, “edad en la que el tabaco se acusa en la salud”, y hay mayor número de mujeres que de hombres interesadas en dejar de fumar.