Fago: un año después del crimen que convirtió a un municipio minúsculo en un plató televisivo

Fago

El primer aniversario del asesinato del alcalde de Fago, Miguel Grima, se cumple este sábado. El crimen y la posterior detención del guarda forestal Santiago Mainar supuso una auténtica revolución en un municipio que pasó de ser casi desconocido a convertirse en un auténtico plató de televisión durante unos días. Un año después, la juez del Juzgado de Primera Instancia número 2 de Jaca sigue trabajando en la instrucción del sumario de un caso que se está alargando. Es muy improbable que el juicio sea antes del verano.

Audio sin título

El Fiscal Jefe de la Audiencia de Huesca, Felipe Zazurca, explica que el sumario está muy avanzado, pero el proceso podría alargarse más: por ejemplo, el nuevo abogado de Mainar ha anunciado que solicitará más pruebas y la acusación popular del PP tiene intención de volver a solicitar que el acusado sea juzgado por un tribunal profesional y no por un jurado popular. Así las cosas, es difícil que el juicio se celebre antes del verano de este año.

Otra dificultad en el proceso podría ser la selección de los miembros del jurado popular. Zazurca ve "lógico" el reflejo mediático del crimen, pero reconoce que será difícil encontrar a personas que sin una opinión preconcebida sobre este caso.

Lo que está claro es que el interés por el crimen de Fago continúa. Por ejemplo, el periodista altoaragonés Eduardo Bayona acaba de presentar un libro basado en el asesinato de Miguel Grima. Otros dos libros sobre el asunto están en imprenta y se ha llegado a decir que el conocido doctor Vilches de "Hospital Central", podría protagonizar una serie sobre Fago para Televisión Española.

Y mientras, Fago sigue siendo un municipio en el que habitualmente residen muy pocos vecinos y siguen sin estar bien avenidos entre ellos.

UN AÑO DE ATENCIÓN MEDIÁTICA

El alcalde de Fago, Miguel Grima, aparecía muerto el sábado, 13 de enero, en una cuneta-barranco de la carretera entre Fago y Majones, junto a un charco de sangre y con varios impactos de arma de fuego en el pecho. Desde el principio, el suceso era “muy sospechoso”: el coche de Grima no apareció hasta el día siguiente y a 30 kilómetros del cadáver.

Esa misma noche, el subdelegado del Gobierno en Huesca, Ramón Zapatero, ya confirmaba a Radio Huesca que se trataba de una “muerte con violencia”. Aún no se había decretado el secreto de sumario.

Miguel Grima tenía unos 50 años; era alcalde de Fago desde 1995 y regentaba una casa de turismo rural. El secreto de sumario se decretó enseguida, pero aún así, se supo que Miguel Grima volvía esa noche de la reunión de los alcaldes de la Jacetania y en su camino se encontró con su asesino.

Se supo en todo el país porque decenas de medios de comunicación convirtieron el pequeño municipio de Fago en un auténtico plató de televisión desde el que se retransmitían el directo todos los detalles de un crimen en lo que se llamó la “España profunda”, sobre todo, desde que la investigación se centraba en las rencillas que Grima mantenía con algunos de sus vecinos. De hecho, su compañero de partido, el presidente del PP en el Alto Aragón, Antonio Torres, explicó que el alcalde de Fago había recibido amenazas.

En el punto de mira de los investigadores, desde el principio estuvo el guarda forestal Santiago Mainar, una de las personas que mantenía abiertos más conflictos con el alcalde de Fago. Aún asi, fue el único vecino del municipio dispuesto a atender a todos los periodistas incluso en los momentos de más presión mediática.

Por eso, cuando la Guardia Civil le detuvo el 2 de febrero, todo el mundo le conocía, no sólo en Fago. En su primera declaración en el cuartel de la Guardia Civil, Mainar confesó el crimen. Sin embargo, unos días después, salió del Juzgado de Jaca después de prestar declaración gritando “soy inocente”. Fue uno de sus momentos estelares.

Desde entonces, Santiago Mainar permanece en la cárcel de Zuera, en prisión provisional sin fianza. El proceso judicial continúa en marcha, con gran protagonismo de los abogados que intervienen en el caso. Por ejemplo, hasta ahora Mainar ha sido defendido por los “mediáticos” Javier Notivoli y Marcos García Montes. Se espera que el juicio, por medio de jurado popular, se lleve a cabo durante 2008. Aunque se dijo que podría ser en el primer trimestre, ya se baraja ya la posibilidad de que sea en verano, y no se descarta que pueda demorarse más.