CHA exige la expropiación del solar de Textil Bretón

En noviembre de 2002 Javier Callizo anunció que el Ministerio de Cultura construiría una nueva biblioteca en Huesca porque la existente había quedado pequeña. Su construcción empezaría inmediatamente después de que el Ayuntamiento de Huesca cediera a dicho Ministerio los terrenos, preferentemente en el solar de Textil Bretón dónde el Ayuntamiento necesita hacerse con más terreno, concretamente con unos 500 m2, ahora mismo en manos de particulares.

 

Desde el Grupo Municipal de CHA en el Ayuntamiento de Huesca, señalan que después de cinco años, oyendo una excusa tras otra, el terreno no ha sido cedido aún al Estado, por ser parte de propiedad municipal y parte de propiedad privada y para ejecutar las obras el solar debe estar afectado al Ministerio de Cultura, requisito previo para la convocatoria del concurso público de redacción del proyecto de la biblioteca.

 

Textil Bretón es un sistema general clasificado por el Plan General de Ordenación Urbana como suelo urbano no consolidado. La Ley Urbanística de Aragón regula la forma de obtención de terrenos destinados por el planeamiento urbanístico a sistemas generales y en primer lugar habla de la cesión obligatoria de los propietarios, siempre que se desarrolle la unidad de ejecución. El desarrollo de esta área es muy complejo, hay naves industriales y lógicamente presenta muchas dificultades.

 

Ante este hecho, desde CHA solicitan que el Ayuntamiento de Huesca estudiase la posibilidad de aplicar la figura de ocupación directa, segunda opción que permite la Ley, consistente en la obtención de terrenos afectos por el planeamiento a dotaciones públicas mediante el reconocimiento a su titular del derecho a integrarse en una unidad de ejecución excedentaria. En varias ocasiones ha declarado el Alcalde que se podrían utilizar otros terrenos propiedad del Ayuntamiento, como el antiguo Cuartel de Artillería, el Polígono 41 o el 29 y es en estos terrenos dónde pensamos se podrían reconocer los derechos a los propietarios, porque la situación ideal para la biblioteca es en el solar de Textil Bretón, opción preferida también por el Ministerio. Sin embargo, esta opción, según los servicios jurídicos del Ayuntamiento, podría ocasionar problemas porque necesita el acuerdo de los propietarios, acuerdo que no se da por la negativa de estos a negociar, según se nos ha manifestado desde el Equipo de gobierno.

 

Llegados a este punto, indican los aragonesistas, quedan dos opciones. Una sería la búsqueda de una nueva ubicación para la nueva biblioteca, lo que desde nuestro punto de vista supondría construir la biblioteca en un lugar menos adecuado. La segunda opción sería la expropiación forzosa, considerada por la propia Ley Urbanística de Aragón cuando “no resultaren posibles o convenientes” las otras modalidades citadas para obtener los terrenos.