La CHE publica el primer boletín sobre la actividad sísmica de la Cuenca del Aragón

La Confederación Hidrográfica del Ebro ha publicado en su página web, www.chebro.es , el primer boletín con información quincenal sobre la actividad sísmica registrada en la Cuenca del Aragón. Así se cumple con el compromiso que asumió el Ministerio de Medio Ambiente para la difusión de datos del Instituto Geográfico Nacional (IGN).

Los resúmenes, a partir de ahora se publicarán cada 15 días, siguiendo lo establecido en el convenio suscrito el pasado 3 de diciembre, en Zaragoza, entre el Ministerio de Medio Ambiente y el IGN. Al amparo de este convenio se diseñan las bases científicas, técnicas y administrativas para realizar estudios y proyectos científicos que permitan caracterizar la sismicidad de la Cuenca del Aragón, en particular en las proximidades de los embalses de Itoiz (Navarra) y Yesa (Navarra/Aragón).

Además de fomentar la difusión de datos, se está diseñando una Red Sísmica Dedicada, es decir, una nueva red exclusiva para la zona que será financiada por el Ministerio de Medio Ambiente y gestionada por el Instituto Geográfico Nacional, competente en el control sísmico.

Por el momento el Instituto, como se puede comprobar en el primer boletín publicado, cuenta con ocho estaciones, seis de las cuales transmiten datos en tiempo real.

Según lo registrado por la red actual se han localizado en la zona próxima al embalse de Itoiz, 22 terremotos entre las magnitudes 0,4 y 1,7 de la escala Richter. Estos sismos, según el informe “se distribuyen en dirección este-oeste, sin apreciarse con claridad ninguna alineación, ni concentración de epicentros”. Además se plantea en el informe que según los gráficos de distribución temporal de los movimientos sísmicos “se aprecia un aumento de la sismicidad incluso por encima de magnitud 1,6 cuando se ha superado la cota 560 en la última fase de llenado del embalse”, este valor se considera el umbral de magnitud (magnitud mínima detectable) homogéneo para todo el periodo de enero 2002 a diciembre de 2007.

Es muy de destacar que los datos obtenidos en este primer informe son totalmente coherentes con las conclusiones de los informes emitidos por el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos y el Ilustre Colegio de Geólogos, realizados gracias a un convenio con el Ministerio de Medio Ambiente para aumentar el conocimiento de la zona.

En el informe del Colegio de Geólogos se descarta el término sismicidad inducida por el llenado del embalse de Itoiz y se considera “como sismicidad anticipada”, que corresponde a la traducción del término en inglés Reservoir Triggered Seismicity (RTS). Esto quiere decir que “el embalse no afecta en absoluto al potencial sísmico de la zona, que queda definido exclusivamente por el estado tensional y por las características de las fallas existentes, por lo que la hipotética ocurrencia de futura sismicidad relacionada con el embalse tendría unas características similares a las de la sismicidad “natural” de la zona”.

Las conclusiones de estos informes, que se hicieron públicos y su contenido es conocido por la sociedad, establecían que no era necesaria la paralización del proceso de puesta en carga del embalse de Itoiz. El Ministerio tomó en consideración eso sí, la adaptación de este proceso de puesta en carga a unos máximos para poner en marcha todas las garantías de seguridad y ha cumplido también con el compromiso establecido con los colegios profesionales referidos de aumentar los datos y el conocimiento de la realidad sísmica de la zona.