CCOO pide cambios en política económica y fiscal para controlar el proceso inflacionista

CCOO de Aragón considera negativos los datos del IPC de diciembre con un crecimiento del 0,3% que sitúan la inflación anual en el 4,4%, dos décimas por encima de la media española (4,2%) y colocan a Aragón como la cuarta Comunidad con mayor inflación por detrás de Murcia (4,7%), Castilla-La Mancha y Castilla y León (ambas con un 4,5%).

La inflación crece por encima de todas las previsiones una vez finalizado el efecto moderador que ha tenido durante la primera fase del año el precio de los carburantes. Según el análisis del sindicato, en el final de 2007 se ha dado el fenómeno contrario y los precios de los carburantes, junto con los alimentos, agudizan el incremento del IPC a pesar del efecto amortiguador que supone contar con un euro fuerte. La inflación subyacente, es decir, la que no tiene en cuenta ni los alimentos no elaborados ni el precio de los carburantes, continúa incrementándose y ya se sitúa en el 3,4%.

El aumento de los precios en 2007 se apoya en el mal comportamiento del grupo de alimentos y bebidas no alcohólicas (6,8%), transporte (5,9%), bebidas alcohólicas y tabaco (5,9%) y vivienda (5,6%). Otros grupos como el sector de hoteles, cafés y restaurantes y el vinculado a gastos en enseñanza han crecido un 5,2% y un 3,9% respectivamente, contribuyendo ha que se haya cerrado el año con el peor dato de inflación desde enero de 2006.

Cambio de políticas económicas y fiscales

En su valoración, CCOO Aragón considera “preocupante”, al margen de la coyuntura de los precios de los productos energéticos, el mal comportamiento de los precios internos. “Constatamos que la política económica ha fracasado en la lucha contra la inflación estructural con la grave repercusión que tiene hacia la competitividad de nuestra economía”, mantiene la central. En estos momentos el diferencial con la zona euro se sitúa en un 1,3%.

Como posible solución, desde el sindicato instan tanto al Gobierno de España como al de Aragón a actuar sobre las causas de la inflación, especialmente con respecto a los elevados márgenes empresariales de determinados sectores como son los de la distribución y los servicios. “Es imprescindible mejorar la competencia en el mercado interior que limite el comportamiento inflacionista de estos sectores”, apunta Comisiones, que considera “inaceptable” la existencia de sectores inflacionistas con fuertes crecimientos de precios y beneficios y con bajos salarios como la hostelería y otros servicios de consumo.

Asimismo, propugnan “un cambio en la política fiscal que de forma indistinta han aplicado diversos gobiernos, basada en la rebaja de impuestos directos e incremento de tasas e impuestos indirectos que gravan el consumo y que son inflacionarios” y añaden que también haría falta “un criterio más equitativo en la presión fiscal actuando sobre las rentas más altas y sobre las empresas especuladoras y que obtienen altos beneficios de forma rápida”.

Defensa del poder adquisitivo

Por otra parte, CCOO Aragón resalta que las economías familiares, especialmente las que tienen menores ingresos, se ven “muy afectadas” por el incremento continuado de los precios de los bienes de consumo y destaca la incidencia de varias medidas para paliar este impacto.

En este sentido, el sindicato valora el acuerdo sobre revalorización de pensiones, en tanto que “permitirá que en base al indicador de noviembre se aplique la cláusula que habilita ayudas para garantizar el poder adquisitivo de las pensiones”.

También subraya la importancia estratégica de las cláusulas de revisión salarial de los convenios como “la mejor garantía de mantener el poder adquisitivo de los salarios y compensar el encarecimiento de los precios”. “Según nuestros cálculos las cláusulas de revisión salarial afectarán en Aragón aproximadamente a unos 300.000 trabajadores –sobre un total de 450.00- que las tienen incluidas en sus convenios con una repercusión económica sobre los salarios próxima a los 100 millones de euros”, concluyen.