Desarticulado un grupo especializado en robos de viviendas, a raíz de una detención en Nueno

La detención de tres georgianos en Nueno, tras ser sorprendidos en el interior de un chalet en Sabiñánigo, permitía desarrollar la Operación Catón, con el resultado de nueve personas detenidas (todas ellas de origen georgiano). Se trata de un grupo especializado en robos en viviendas que actuaba principalmente en La Rioja, Aragón, Navarra, Soria, Cataluña y Valencia. Siete de los nueve detenidos están ya en prisión, según informa la Guardia Civil.

El grupo estaba especializado en robos en domicilios, venta de objetos robados y falsificación de documentos. Los primeros pasos de la investigación policial se daban en mayo de 2006, pero es a partir de 2007 cuando se llevaban a cabo las principales labores investigadoras.

El desencadenante de la fase final de la operación era la detención de tres individuos en la localidad de Nueno; eran los que componían el núcleo principal de la banda. Se vieron sorprendidos el 6 de enero por los propietarios de un chalet de Sabiñánigo cuando estaban en el interior del mismo; iniciaban una huida precipitada en automóvil, que concluía con su detención.

La vivienda que utilizaban como base de operaciones y lugar de refugio está ubicada en Borja (Zaragoza), a donde se habían trasladado recientemente desde Villamediana y Arnedo (La Rioja).

El grupo actuaba a plena luz del día, en viviendas y chalets. Sus objetivos se encontraban en La Rioja y también en comunidades limítrofes. De la documentación y efectos intervenidos se estima que en los últimos meses han podido llegar a cometer cerca de un centenar de actos delictivos.

Este grupo tenía previsto abandonar el territorio español en fechas próximas, motivo por el que habían intensificado sus actuaciones (hasta con tres o cuatro robos diarios).

Tras las tres primeras detenciones, el 9 de enero se llevaba a cabo una intervención policial en Borja, con la detención de otras tres personas (suman seis).

Durante el registro efectuado en el domicilio de Borja se hallaban numerosos documentos de identidad falsos, abundantes joyas (pulseras, anillos, pendientes y collares), además de relojes, televisores de LCD, equipos de música, radiocassettes, DVD, un ordenador, una impresora, un fax, diversos teléfonos móviles, algunas prendas de piel y otros objetos. Entre el armamento intervenido se encontraba una pistola simulada y una carabina de aire comprimido. La Guardia Civil se incautaba de tres vehículos (dos turismos y una furgoneta).

Como fase final de la Operación Catón se procedía el viernes al registro de cuatro domicilios más en Arnedo, y a la detención de otras tres personas (sumando las nueve del total de la Operación). Éstas últimas se dedicaban fundamentalmente a la receptación de los objetos robados por el resto de los componentes de la banda, siéndoles intervenidos documentación falsa, joyas, una pequeña cantidad de dinero y otros efectos.