Quinto aniversario del túnel del Somport con la RN 134 sin mejoras

2005103027 somport.JPG

El 17 de enero del año 2003, con la presencia de los ministros de Fomento de España y Francia y la Comisaria europea de Transportes, se ponía en funcionamiento el túnel carretero del Somport, el túnel más largo de nuestro país con 8,5 kilómetros. Mientras en la zona de entrada al túnel en la parte española, se van cumpliendo los plazos de mejora, en la zona francesa en el valle del Aspe la situación no ha cambiado y cada año la carretera en la época invernal suele estar cortada por problemas de desprendimientos o socavones.

La circulación por el túnel está prácticamente estabilizada, ya que desde que se abría en el 2003, apenas ha habido un incremento. Por el túnel de forma diaria pasan 1.200 vehículos de los cuales el 20% son pesados. Al día transitan entre 25 o 30 camiones de mercancías peligrosas, de las cuales el 60% son del grupo verde y el 40% restante del grupo rojo que son las peligrosas.

En marzo del año 89 se creaba el grupo de trabajo hispano francés para la construcción del túnel del Somport. Catorce años después se ponía en funcionamiento esta infraestructura que contaba con financiación de los gobierno de España y Francia y la Unión Europea. Como todas las obras públicas del presupuesto inicial al final hubo una gran diferencia.

Una vez que se puso en marcha, una de las fechas importantes ha sido el 1 de marzo del 2006, día en el que empezaron a circular por el túnel las mercancías peligrosas.

Fernando Sanchez, alcalde de Canfranc, ha señalado que en Canfranc apenas se han producido cambios en la economía del municipio. El principal cambio se ha dejado notar en que hay más turistas franceses que van a Canfranc, a comprar tabaco y que por el casco de Canfranc ya no pasan camiones.

Por otro lado mientras en España van avanzando los proyectos de mejora de las carreteras, en el valle del Aspe francés, la situación no ha cambiado. En el lado español se espera que en el 2010 esté muy avanzada la llegada a Jaca de la autovía A-21 (Pamplona-Jaca) y A-23 Sagunto-Somport. En el lado francés los vehículos siguen atravesando las localidad de Bedous y Urdos. Las obras de la variante de Bedous están a punto de concluir, mientras la variante de Urdos todavía no tiene proyecto, La RN-134, sigue teniendo los mismos puntos negros que hace 5 años.

Fernando Callizo, presidente de la asociación de transportistas ha recalcado que el problema está en el lado francés, ya que pasamos de una buena carretera en el lado español a una carretera del siglo XIX en el lado francés. Por el Somport sólo van los camiones de mercancías regionales. Los transportistas que van al centro Europa prefieren hacer 200 kilómetros más y entrar en Francia por Irun o Port Bou.

En el apartado de la seguridad, dos veces al año se reúne la comisión de seguimiento hispanofrancés del plan de emergencias, para realizar un seguimiento y revisión del plan de seguridad, en las últimas reuniones se ha constatado que el grado de cumplimiento es muy alto con un 98,4%. En cuanto a los accidentes en estos cinco años apenas ha habido siniestros.

El túnel del Somport ha servido para acercar a las gentes del valle de Canfranc y del valle Aspe. Jorge Lopez, regenta un hotel en Urdos, la primera localidad francesa tras el paso del túnel, y ha señalado que el túnel ha servido para conocerse mejor los dos valles. Por ejemplo en la zona francesa, a 5 minutos de Canfranc, está el Parque Nacional de los Pirineos.