Enrique Laguarta dice adiós al Cuerpo Nacional de Policía

El comisario Enrique Laguarta ha dicho adiós al Cuerpo Nacional de Policía. Este jueves, los compañeros de la Comisaría Provincial de Policía han organizado uan comida homenaje con motivo de su jubilación. Laguarta ha repasado en Radio Huesca Digital sus cuarenta años de servicio a la ciudadanía; asegura que volvería a ser policía sin ninguna duda.

Radio Huesca: ¿Se ha jubilado?

Enrique Laguarta: En realidad, he pasado a segunda actividad sin destino, pero sí, desde el día 1 de enero. Se podía prorrogar la vida en activo, pero se me ha denegado porque cumplo los años el 31 de diciembre.

Radio Huesca: ¿Le encanta su trabajo?

Enrique Laguarta: Sí, yo hice los estudios de Magisterio, preparé las oposiciones e ingresé en el cuerpo. Mi destino fue La Coruña, allí estuve 13 meses; permuté La Coruña con Canfranc y a los tres años, bajé a Huesca.

Radio Huesca: ¿Han cambiado mucho las cosas?

Enrique Laguarta: No tiene nada que ver. Entonces era el Cuerpo General de Policía, lo que se llamaba "policía secreta". Ahora es el Cuerpo Nacional de Policía: lo que era policía armada se integra en una unidad que es la espina dorsal, Seguridad Ciudadana. No se conoce, porque además en aquellos tiempos los servicios eran de 24 horas y teníamos 24 horas libres.

Indudablemente, al ser las plantillas más reducidas, había más unión. Aquellos turnos salvajes unían. Ahora el turno une sólo a los compañeros de turno. Pero el espíritu es el mismo. Si no hay vocación, no aguantas.

Radio Huesca: A veces son situaciones complicadas...

Enrique Laguarta: Se trabaja con material humano, en situaciones malas, hay que cubrir los festivos, las noches... Eso puede incomodar, pero ahí es donde surge el espíritu de servicio a los demás.

Radio Huesca: ¿Se ha podido parar a reflexionar sobre estos cuarenta años de profesión?

Enrique Laguarta: Nuestra preparación nos hace tener claro que llegará un momento en el que tendremos que dejar la actividad. Cuando la edad te impone cesar en la vida activa, hay que tenerlo asumido. A mí aún no me ha dado tiempo de plantearme qué voy a hacer a partir de ahora, lo tendré que superar.

Radio Huesca: ¿Tiene la deformación profesional de analizar lo que le rodea?

Enrique Laguarta: No, hay que saber desconectar. Hay que conjugar la profesión con la vida personal.

Radio Huesca: ¿Se ha tenido que poner el chaleco antibalas alguna vez?

Enrique Laguarta: Sí, no sólo yo, sino muchos compañeros. Está dentro de los protocolos de seguridad y autoprotección. El otro día, por ejemplo, recogía la prensa un tiroteo que hubo en una estación de servicio; allí nos pusimos el chaleco. También en controles de seguridad.

Radio Huesca: ¿Ha llegado a pasar miedo?

Enrique Laguarta: Miedo, no. Una vez que estás metido en esta profesión, lo asumes. El miedo a veces se pasa después, al reaccionar, te puede dar un bajón. Pero en el momento clave, estamos preparados.

Radio Huesca: ¿Que Huesca sea una ciudad pequeña facilita las cosas?

Enrique Laguarta: Es bueno y es malo. Hay ventajas del contacto, del conocido... llegas más fácil a algunas averiguaciones. Pero al ser conocido, el factor sorpresa se trunca. Hay veces que te ven y la gente ya se pregunta qué hace allí la policía. Eso no ocurre con otras profesiones.

Radio Huesca: ¿Le han dado buenos consejos?

Enrique Laguarta: Hay que ser muy observador. Los compañeros dan lecciones magistrales y, sobre todo, están ahí para ayudarte si hace falta. Luego eso se recuerda con cariño

Radio Huesca: ¿Qué consejo daría usted?

Enrique Laguarta: Que tenga vocación, que sepa afrontar cualquier situación. Había un panfleto en internet que decía que el policía tiene que ser muchas veces psicólogo, sacerdote, médico, enfermero... Y tiene que tener la seriedad y la rotundidad del policía.

Radio Huesca: Internet se ha convertido también en un instrumento de trabajo...

Enrique Laguarta: Es un instrumento de trabajo y un medio que nos da trabajo porque a veces se perjudica al ciudadano con estafas, fishing...

Radio Huesca: ¿Han quedado trabajos por hacer?

Enrique Laguarta: Por supuesto. El nivel de eficacia en la comisaría de Huesca es bastante alto, pero no es del 100%. He dejado a grandes profesionales, compañeros, trabajando, que saben lo que tienen que hacer. No necesitan al comisario Laguarta para que les aconseje y les dirija.

Radio Huesca: ¿Qué quiere ser cuando sea mayor?

Enrique Laguarta: Quiero recordar mi etapa de policía, quiero vivir en Huesca y quiero disfrutar de Huesca y de mi familia. Volvería a repetir en el mismo trabajo, sin pensármelo.