Más de 19.000 ciclomotores y motocicletas deberán pasar la ITV en Huesca

Los ciclomotores de Aragón con más de tres años pasan la ITV obligatoria desde este mes de enero. Los primeros en hacerlo son aquellos con el número de matrícula terminado en 0. La inspección, que puede hacerse en estaciones fijas de ITV o en unidades móviles que se desplazarán a los municipios, incrementa la seguridad de un parque compuesto por casi 57.000 vehículos en Aragón. En la provincia de Huesca hay 10.881 ciclomotores y 8.783 motocicletas censadas hasta el año 2006.

El objetivo de estas revisiones es poder controlar a estos vehículos para garantizar su seguridad en las carreteras y vías urbanas y contribuir al descenso de la accidentalidad bajo un control más exhaustivo puesto que hasta el momento ni las motocicletas, ni los ciclomotores estaban obligados a pasar esta inspección.

En el Alto Aragón las sedes de las estaciones de ITV donde se pueden pasar estas inspecciones son las de Huesca, Monzón, Barbastro, Fraga, Sabiñánigo, Sariñena, Tamarite de Litera, Benasque y próximamente Aínsa.

La inspección consiste básicamente en el control de los elementos de seguridad activa como frenos, dirección, alumbrado o señalización, aunque destacan los controles que se realizan a la velocidad, emisiones sonoras, contaminantes, opacidad, modificaciones no autorizadas, placa antimanipulación o las placas de matricula.

La inspección se realiza de forma progresiva y en función del número de matrícula, tal y como indicaba la Orden de 11 de septiembre de 2006 del Departamento de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de Aragón que establecía la obligatoriedad de la inspección periódica de los ciclomotores a partir de enero de 2008 con un programa mensual en función del último número de la matrícula. Los ciclomotores de menos de tres años están exentos de inspección y una vez que alcancen esta antigüedad deberán someterse a revisión cada dos años. Así lo refleja el Real Decreto 711/2006, de 9 de junio, que establecía la inspección técnica periódica para los ciclomotores de dos y tres ruedas, cuadriciclos y quads.

 

Las comunidades autónomas podían retrasar la obligatoriedad de la ITV para estos vehículos hasta tres años, de modo que no todas la han establecido aún. Este plazo de tiempo ha servido para preparar las infraestructuras y maquinaria necesarias para ofrecer un servicio de este tipo. Todas las estaciones de ITV de Aragón han adaptado sus instalaciones para permitir la inspección a los ciclomotores. También disponen de unidades móviles con el equipo necesario para realizar las inspecciones técnicas en todos aquellos municipios de Aragón que no tuviesen una estación de ITV fija.

La Inspección Técnica de Vehículos es obligatoria en todo el país para los vehículos que por su año de matriculación deban pasarla. No cumplir con esta obligación puede poner en peligro la seguridad del usuario del vehículo y la del resto de usuarios de la vía. También puede ser motivo de sanción por parte de la policía local o de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil.

 

A falta de conocer los últimos datos del pasado año, las ITV de Aragón realizaron en 2007 teniendo en cuenta todos los tipos de vehículos cerca de 532.000 inspecciones periódicas, lo que supone un incremento del 4,75% respecto al año 2006. El porcentaje de rechazo fue del 21%, similar a la media nacional que en 2006 era del 20,51%.