La perrera provincial rescató 84 perros el pasado año

perrera

En el año 2007 la perrera provincial rescató un total de 84 perros, un 55% más que el año anterior. El motivo principal ha sido la normativa para la implantación en los perros de un microchip que, en caso de pérdida del animal, facilita a los trabajadores de la perrera su localización, rescate y comunicación a su dueño. Además, la perrera provincial realizó 352 adopciones que sumadas a las que se han realizado en sus diez años de funcionamiento superan ya los 2.000 perros que desde este servicio se han dado en adopción. Aproximadamente el 20% de los animales tuvieron en 2007 como destino algún lugar fuera de la provincia altoaragonesa.

 

Durante el año 2006 el servicio de la perrera provincial rescató 54 canes; en los últimos 12 meses esta cifra aumentó a 84, un 55% más. La implantación del microchip en los canes ha facilitado a los trabajadores de este servicio provincial localizar aquellos canes que se habían perdido, rescatarlos y, tras hacerles la correspondiente exploración, comunicarlo a sus dueños. Así, la perrera provincial ha aplicado esta normativa que permite luchan contra el abandono y pérdida de los perros.

 

Por meses, febrero fue en el que se realizaron más rescates: 16, seguidos de septiembre y noviembre con 10 cada uno de ellos. El resto del año el número de rescates oscila entre 4 y 9 cada mes. La perrera provincial, un servicio de la Diputación de Huesca, está conectada la red de animales de compañía, Euronet, que posibilita localizar y contactar con otros países europeos. Asimismo forma parte de la red Riaca (Registro de Identificación de Animales de la Comunidad Autónoma aragonesa), que facilita precisamente el proceso y trámites de localización y rescates de estos animales.

 

Además, en este servicio, hay otros mecanismos de contacto y comunicación con otras Comunidades Autónomas, como diferentes números de teléfono, con quienes se contacta cuando se rescata un perro cuyo origen es fuera de la provincia altoragonesa. Entonces se lleva a cabo un laborioso proceso de trámites que fructifica en buenos resultados.

 

Por otra parte, se destaca el buen funcionamiento del servicio gracias al convenio de colaboración de la perrera provincial a través del área de Promoción, Turismo y Medio Ambiente con más de la mitad de los municipios de la provincia (113 ayuntamientos que representan el 56% del total) para la recogida de perros.

 

Así, tanto el propio trabajo de la perrera provincial como el citado convenio suscrito con más de la mitad de los ayuntamientos de la provincia permiten a este servicio realizar una labor ágil y fluida que se traduce en un incremento de perros recogidos: si en el año 1998 hubo 326 perros recogidos, en los últimos doce meses la cifra de canes recogidos ha sido de 899, que son 109 más que el año anterior.

En cuanto al resto de los servicios de la perrera provincial, el de adopciones es uno de los más conocidos: 352 canes fueron adoptados en el año 2007. Un 20% de ellos aproximadamente tiene como destino algún lugar fuera de la provincia oscense: Barcelona, Fuengirola, Castelldefels, La Coruña, Teruel, Calamocha, Zaragoza o Pontevedra fueron algunas de las ciudades adonde llegaron canes del centro de acogida oscense.

Las cifras por meses revelan que agosto fue cuando más perros se adoptaron: 51. Es el dato que más destaca dado que el resto de los meses las adopciones están entre 20 y 30 al mes aproximadamente. El trabajo de esta perrera es tal que hay días en que se han llegado a realizar ocho adopciones; de hecho el pasado martes tuvieron lugar seis adopciones de perros.

 

La perrera provincial se puso en marcha hace diez años. Desde entonces y con datos a 31 de diciembre de 2007 han sido adoptados más de 2.000 canes. Es un servicio realmente importante, que los ciudadanos de la provincia conocen bastante y cuya labor llega a otras provincias, tal y como constatan las estadísticas.

 

El diputado destaca el crecimiento del número de servicios prestados por la perrera provincial: en su primer año se llevaron a cabo 45 adopciones de perros y en 2007 se han superado las 350.

 

En condiciones normales del animal, las personas interesadas en adoptar un perro tienen que pagar hasta 50 euros en concepto de tasas, servicios sanitarios y administrativos así como lo que supone la implantación del chip que es ya obligatoria.

 

El pasado año la perrera provincial realizó un importante esfuerzo para aplicar la normativa de implantación de microchips ha permitido incrementar notablemente el número de rescates de canes.