La CREFCO contradice a Larraz, señalando que la reapertura del Canfranc "no es complicada"

Canfranc

La Coordinadora para la reapertura del ferrocarril Canfranc-Olorón (Crefco) “lamenta” las declaraciones que el consejero aragonés de Economía ha hecho al diario francés Sud-Ouest, en las que califica de "muy complicada" la reapertura del ferrocarril de Canfranc y apuesta por potenciar la carretera a través del valle de Aspe y por la travesía central del Pirineo (TCP). Con ello, ha demostrado “el preocupante desconocimiento de nuestro gobierno regional sobre un tema tan importante para Aragón como son sus comunicaciones con Francia y el norte de Europa a través del Pirineo”. La CREFCO insiste en que la “reapertura no es complicada” y ha solicitado una reunión con el Secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán, para que “el Ministerio de Fomento reconsidere su decisión de abandonar los proyectos de modernización de los tramos Alerre-Ayerbe, Ayerbe-Caldearenas y Jaca-Canfranc, adoptada con la excusa de estudiar un nuevo trazado”.

En contra de lo que ha dicho el Sr. Larraz- señala CREFCO –“reabrir el Canfranc no es complicado. Reabrir el Canfranc es fácil porque lo principal de la obra (túneles, puentes, desmontes…) ya está hecho. Reabrir el Canfranc es eficaz porque ofrece una capacidad prácticamente igual a la que tienen actualmente, sumados, los pasos ferroviarios de Irún y Port-Bou. Reabrir el Canfranc es rápido porque puede hacerse en dos o, a lo sumo, tres años de trabajos. Reabrir el Canfranc es barato porque en 2010 solo quedarán 32 kilómetros de línea cerrada, cuya reapertura, para una primera fase con tracción diesel, no costaría más de 60 millones de euros”.

“Seguir reclamando la potenciación de la carretera en el valle de Aspe para el transporte de mercancías, como ha hecho el consejero de Economía, es ignorar un hecho físico (en ese valle no cabe una gran carretera y una explosión de tráfico en la vía que puede haber destrozaría el medio ambiente, base de su economía turística) y un hecho político-económico (Francia acaba de decidir en el Grenelle del medio ambiente que no construirá más autopistas y transferirá mercancías y viajeros de la carretera al ferrocarril)”, prosigue la CREFCO, quién también señala que “seguir insistiendo en la travesía (ferroviaria) cental del Pirineo como ha hecho el Sr. Larraz es desconocer que, actualmente y en las próximas décadas, ésta sería una infraestructura supérflua porque la demanda de transporte de mercancías por ferrocarril no justifica en modo alguno una inversión de semejante calibre. Si el gran túnel de la TCP estuviera perforado a día de hoy, probablemente no pasarían por él más que ocho o diez trenes al día, cuando se pretende que sea capaz para más de 100 circulaciones”.

Las declaraciones a Sud-Ouest del consejero Larraz han venido a confirmar las sospechas que desde hace tiempo tenía la Crefco, de que “el gobierno regional que preside el Sr. Iglesias ha abandonado la histórica reivindicación aragonesa de recuperar el ferrocarril de Canfranc, ocultando este hecho con un goteo continuo de declaraciones y afirmaciones, que intentan hacer creer a la ciudadanía que tienen un proyecto mejor: la travesía central. Un proyecto que la realidad demuestra todos los días que no es tal, sino una simple idea de muy improbable realización”.

Crefco piensa que “la reapertura del Canfranc sigue siendo una alternativa válida y realista, y que ha dado un paso muy importante con la recuperación del tramo Olorón-Bedous que va a ser realidad en 2010 (el desbroce de la vía abandonada desde hace treinta años empezó ya el pasado día 10) gracias a la iniciativa del Consejo Regional de Aquitania. Una entidad que, teniendo muchas menos competencias y recursos que el Gobierno de Aragón, se ha comprometido política y económicamente con el ferrocarril de Canfranc”.

“Entendemos que España debe corresponder a este avance francés y, por ello, Crefco ha pedido al secretario de Estado de Infraestructuras y Planificación, Víctor Morlán, que el Ministerio de Fomento reconsidere su decisión de abandonar los proyectos de modernización de los tramos Alerre-Ayerbe, Ayerbe-Caldearenas y Jaca-Canfranc, adoptada con la excusa de estudiar un nuevo trazado, de forma que cuando el primer tren llegue a Bedous, las nuevas vías de ancho europeo unan ya Huesca y Canfranc. Sería el signo más evidente de que España también apuesta por recuperar el ferrocarril Zaragoza-Canfranc-Pau. A tal fin, Benjamín Casanova, portavoz de Crefco, ha enviado una carta al Sr. Morlán solicitándole una reunión”, concluye la CREFCO.