Cuarenta niños ucranianos se sanean cada año en el Somontano

Asistencia a la Infancia es una asociación que trabaja con niños Ucranianos afectados por la catástrofe de Chernobil y surgió cuando el gobierno ucraniano pidió ayuda para sus niños en el X Aniversario de la explosión. Actualmente cuenta con 1.200 socios en Aragón y 200 familias acogedoras. En el Somontano, cada año, acuden unos 40 chavales durante sus vacaciones de verano y Navidad, e incluso hay niños que han sido adoptados por familias de la zona.

Todos los niños que pasan alrededor de 4 meses en el España tienen el carné de afectados por la catástrofe, lo que no significa que estén enfermos, sino que cuando ocurrió la explosión su familia vivía en esa zona. Puente asegura que “los científicos afirman que estos niños, cuando están fuera de la contaminación al menos 3 meses, les alarga la vida alrededor de dos años”.

Los niños entran en los orfanatos cuando cuentan con un año de edad, aproximadamente, y no salen de él hasta los 18, cuando literalmente “los envían al mundo real con una mano delante y otra detrás”. Durante ese periodo de tiempo, los encargados de los centros los alimentan y atienden “como buenamente pueden”. La enseñanza, según Puente, “es precaria”. El problema, como afirma, se encuentra “cuando esos niños cumplen 16 años y esperan su salida del orfanato sin saber qué hacer el día de mañana”.

Además de sanear a los niños con sus viajes a España, la asociación Asistencia a la Infancia trabaja en distintos proyectos en el país, todos ellos relacionados con los niños: dotar de material a las escuelas, instalar calefacción en los orfanatos, creaciones de aulas de informática y cocina... Y así se consigue que los niños de los centros “accedan a la educación de cualquier niños ucraniano”.

Los encargados en seleccionar a los niños que deben salir del país para sanearse son los directores de los orfanatos, quienes valoran el nivel de afectación de radioactividad de los chavales. Una vez aquí, como asegura Puente, “se les abre una puerta de esperanza, ven más allá de la realidad del orfanato”. Todos los interesados en ampliar la información sobre la asociación Asistencia a la Infancia pueden hacerlo en el número de teléfono 661 739 929.

Según Puente, la situación de estos niños se debe a la actualidad del país, que tras la separación de la URSS quedó en un estado “deprimente, sin trabajo”. Al poco tiempo de la desmembración de la Unión Soviética tuvo lugar la explosión de la central nuclear de Chernobil, lo que hizo que la agricultura desapareciera a causa de la contaminación, y los habitantes de los pueblos ubicados a más de 50 kilómetros a la redonda de la central fueron trasladados a territorios lejanos para que rehicieran sus vidas, sin trabajo ni cobijo. Actualmente, la central continúa ahí, y el sarcófago de cemento con el que se cubrió lleva tiempo agrietándose.

Respecto a la sociedad, Puente, que ya ha viajado en numerosas ocasiones a Ucrania, destaca que alrededor del 10 % son ricos, el 30 % son gente acomodada, y el 60 % restante son “personas desesperadas”. Además, señala que el alcoholismo, tanto en hombres como en mujeres, es “algo realmente habitual”, lo que hace que “cada vez entren más niños en orfanatos”.