Cartas al director: El aguinaldo en Grhusa

Arancha García-Carpintero Broto

Responsable Provincial CC.OO. Huesca. 

Es tradición, que yo nunca he disfrutado, y dudo de su sentido, que muchas empresas, en los días navideños, deleiten a sus trabajadores y trabajadoras con obsequios de productos típicos de las fiestas: cava, ibéricos, vinos, turrones, etc. Lotes navideños que suponen hacer un pequeño alto en el camino de la exigencia y relación empresario-trabajador: un momento de bondad, en unas fechas muy particulares.

En todo caso, para quienes lo reciben es todo un detalle, que agradecen y que sin duda disfrutan. Y por otro lado, nada sobre este asunto se puede reprochar, cuando es un desembolso económico particular del empresario o empresaria, que voluntariamente realiza.

Lo que ya sí me parece más preocupante, y por eso lo traslado, es que una empresa como GRHUSA, encargada de recoger los residuos en Huesca y otras localidades, de capital público 100% (lo que significa que es costeada por toda la ciudadanía, a cambio de recibir este servicio indispensable), pueda incrementar, al coste ya tan importante del gasto de plantilla, un detalle como el aguinaldo, en este caso con jamón incluido.

Sigo sin entender, y ya lo he dicho en muchas ocasiones, que se deba permitir que una empresa de este tipo se gestione como si se tratase de una empresa privada, cuando el dinero es de todos y todas. Uno puede gratificar a sus trabajadores, con extras de este tipo, o lo que quiera, cuando sale de su propio bolsillo, pero no me parece lógico cuando sale de las arcas públicas. Y no olvidemos que hablamos de más de 70 aguinaldos en este caso, imputados, según presupuesto, no se muy bien donde.

En todo caso, que nadie piense que esto, (como en su día dijo Germán Sanromán), lo escribo por rencor o rabia, porque hace cuatro días, en las Elecciones Sindicales, mi sindicato no consiguió candidatura en esta empresa, obteniendo UGT los cinco delegados del Comité de Empresa. La verdad es que lo daba ya por hecho. Por mi parte también dejar claro que es difícil asumir la representación de determinados trabajadores, a los que les molesta que CC.OO. exijamos transparencia y una gestión diferente en esta empresa pública, que sin duda limitaría muchas cosas, incluido el aguinaldo. Lo que no puedo permitir, y entiendo que es parte de mi responsabilidad, es que se siga utilizando el dinero público así, y además pretendan que pase desapercibido.