La consejera de Salud inaugura el Centro de Rehabilitación Psicosocial de Monzón

Esta tarde, la consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Luisa María Noeno, inaugurará el Centro de Rehabilitación Psicosocial instalado en un local del Camino Paúles (frente a la campa del mercadillo de venta ambulante) y cuya gestión recae en la Asociación Pro Salud Mental (ASAPME-Monzón). Asistirán diversas autoridades regionales, provinciales, comarcales y locales y representantes de entidades financieras que han colaborado en el proyecto. El Ayuntamiento respalda esta iniciativa asumiendo el pago del alquiler del local.

El Plan de Salud Mental 2002-2010 de la DGA adjudica a Monzón un Centro de Rehabilitación Psicosocial (recurso ambulatorio y terapéutico de la Red de Asistencia de Salud Mental de Aragón). ASAPME ha firmado un concierto con el Gobierno de Aragón por el que se hace cargo de la gestión del servicio (25 plazas concertadas de las Comarcas del Cinca Medio, Bajo Cinca, Somontano y La Litera) y, en paralelo, de la atención a sus socios de la zona oriental de la provincia. Desde 1999, ASAPME-Monzón trabaja en un piso (primero en la calle Estudios y luego en la avenida de Lérida) cedido por el Ayuntamiento. A los talleres educativos y actividades de convivencia acuden diariamente entre quince y veinte personas del Cinca Medio, La Litera y Somontano.

El Centro de Rehabilitación Psicosocial es “un punto de referencia, apoyo y mantenimiento en su medio de las personas que debido al proceso de su enfermedad presentan dificultades en su funcionamiento psicosocial (autocuidado, relaciones sociales y familiares, uso del tiempo libre, actividades domésticas...)”. En suma, “media” entre la persona con una enfermedad mental crónica y su entorno, y en cada caso aplica programas específicos.

Objetivos: reeducar y rehabilitar, potenciar la integración social y laboral, prevenir el riesgo de hospitalización, mejorar las habilidades de las familias y el entorno social en el manejo de los problemas que genera el enfermo, implicar a empresas, instituciones y asociaciones en la tarea de la inserción sociolaboral, y promover entre la comunidad una visión realista -no marginadora- de la enfermedad mental.