Aragón contará con un nuevo decreto sobre comederos para aves necrófagas

comedero de aves necrófagas , buitres

Los Departamentos de Medio Ambiente y de Agricultura y Alimentación han presentado, en el grupo de trabajo sobre aves necrófagas, el borrador de Decreto que actualiza la normativa aragonesa, tras la publicación del Real Decreto Estatal en 2007. Este documento incorpora criterios más adecuados de algunas de las condiciones que se requieren para la instalación y uso de comederos, en virtud de la nueva normativa estatal.

 

Así, el Real Decreto (664/2007, de 25 de mayo) amplía expresamente el conjunto de materiales con los que se puede alimentar a las aves carroñeras, algo que, no obstante, Aragón ya había incluido parcialmente en la Orden de marzo de 2007 que desarrollaba el Decreto aragonés aún vigente, y que de este modo ahora se incorpora plenamente con el respaldo de la normativa básica estatal.

 

En coherencia con la nueva normativa, el borrador presentado hoy incorpora, entre otras cuestiones, la eliminación de una superficie mínima para las instalaciones empleadas como comederos, así como cambios en las prescripciones sobre la valla que debe limitar dichas instalaciones, mejoras que deben redundar en facilitar la instalación de comederos. Pero también, y por exigencia de la norma nacional, se incorporan nuevas condiciones que tienen relación básicamente con la necesidad de asegurar la trazabilidad de los productos que se utilizan en la alimentación de la aves carroñeras a través del mantenimiento estricto del registro de comederos y de la remisión periódica de sus contenidos a los órganos competentes de la Administración General del Estado.

NORMATIVA

 

Aragón fue pionera en la regulación del aporte de alimentación de las aves necrófagas con el Decreto 207/2005, año en el que comenzaron a construirse los primeros comederos. Las instalaciones son gestionadas por el Departamento de Medio Ambiente, con el informe previo favorable del Departamento de Agricultura y Alimentación como organismo competente en materia de sanidad animal.

 

En el caso de Aragón, el Decreto 207/2005, de 11 de octubre, del Gobierno de Aragón regula la autorización para la instalación y uso de comederos para la alimentación de aves rapaces necrófagas con determinados animales muertos y se crea la Red de comederos de Aragón (RACAN). Posteriormente, la Orden de 13 de marzo de 2007, de los Departamentos de Agricultura y Alimentación y de Medio Ambiente, por la que se desarrolla el Decreto 207/2005, abre la posibilidad de utilizar subproductos de origen animal de las categorías 2 y 3, no destinados a consumo humano (restos de mataderos principalmente) para la alimentación de estas aves.

 

LA RED DE COMEDEROS

 

La Red de comederos de Aragón, compuesta por 33 puntos de alimentación, busca asegurar la conservación de las aves carroñeras, contando con la implicación de otros colectivos en la gestión y la construcción de los comederos. Para el abastecimiento de la Red, el Departamento de Medio Ambiente cuenta con convenios con mataderos para reforzar diez puntos de alimentación. El resto de comederos, de acuerdo con lo establecido en el Decreto 207/2005, el gestor único de los residuos de origen ganadero (la empresa pública SIRASA) realiza aportes de cadáveres completos (categoría 1) procedentes de explotaciones ganaderas, siempre bajo el estricto control de los agentes de protección de la naturaleza.

 

ESTRATEGIA NACIONAL

 

El consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, anunció recientemente que solicitará la elaboración de una estrategia nacional para la conservación de las aves necrófagas en la próxima reunión de la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente, organizada por el Ministerio de Medio Ambiente y que reúne a los consejeros de esta materia de todas las Comunidades Autónomas.

 

Próximamente se va a poner en marcha un programa de marcaje de un centenar de aves para realizar un seguimiento de esta especie, su evolución y desplazamientos. Además, durante 2008 se realizará el censo nacional de parejas reproductoras de buitre leonado y de alimoche, que en Aragón se abordará a través del trabajo de agentes de protección de la naturaleza, y que contribuirá también a mejorar el conocimiento de la evolución demográfica de estas especies.

 

Aragón dispone de unas 6.000 parejas reproductoras y, probablemente, del orden de 20.000 ejemplares de esta especie. Sin embargo, como era previsible por el diseño y la ubicación de algunos comederos, la presencia de alimoches y milanos (real y negro) resulta también importante.