Se inaugura en Sabiñánigo el primer templo Adventista

Se encuentra situado en la calle Valentín Carderera, número 2 de Puente Sardas y han sido invitados a la ceremonia representantes de otras confesiones cristianas y las autoridades locales.

Por otra parte con el lema “No ceséis de orar”, se ha desarrollado en la localidad serrablesa el octavario de la Unión de los Cristianos con la participación de las distintas confesiones en Sabiñánigo de los católicos, protestantes, adventistas y franciscanos-ecuménicos de la comunidad anglicana.

Esta actividad que se inició del año pasado desde el grupo ecuménico de la parroquia Cristo Rey de Sabiñánigo ha llevado a cabo en esta ocasión una conferencia sobre el Ecumenismo en el Molino Periel a la que asistieron unas 120 personas y contó con la bienvenida del alcalde, Carlos Iglesias, que “ resalto que un colectivo más de la ciudad se una a ofrecer actividades y fomentando el entendimiento dentro de la diversidad y que como otras asociaciones contará con la colaboración del Ayuntamiento.

El acto se inició con la actuación del Coro de la Iglesia Adventista de Sabiñánigo, seguidamente “Introducción al movimiento Ecuménico” por Daniel Vergara, pastor evangélico, que recordó “ los inicios del ecumenismo con un empuje mayor en la segunda mitad del siglo XX con miembros de las iglesias evangélicas y comunión Anglicana que vieron la necesidad de ese dialogo con los que profesan el mismo mensaje de Cristo. Con el Vaticano II desde la iglesia Romana se dio un paso muy importante y avance en ese acercamiento”.

El segundo tema fue las “Pautas comunes del ecumenismo” por Manuel Vega, pastor adventista centro su alocución en que “es el hombre como factor importante, con ayuda del Espíritu Santo el que con su comportamiento y acciones de respeto al entorno el que esta haciendo el camino”.

La tercera exposición fue el “Ecumenismo y diálogo interreligioso” por Fernando Jordán, sacerdote católico que “ resaltó la confianza y el acercamiento hacía los creyentes musulmanas y el esfuerzo de las confesiones cristianas, como el caso de Sabiñánigo, en el diálogo, la comprensión, la tolerancia y la Paz”. Se concluía esta actividad cultural con la Coral San Feliciano.