El Obispo de Huesca dice que el laicismo busca el poder en todas sus formas

2006030909 jesús sanz.JPG

Bajo el título "Otra lección del profesor Ratzinger", el Obispo de Huesca y Jaca, Jesús Sanz, firma una nueva carta pastoral en la publicación "Pueblo de Dios", llamada a ser polémica. A partir de las protestas por la presencia del Papa en la Universidad de la Sapienza en Roma, que finalmente no llegó a producirse, Jesús Sanz acusa de "mentecatos" y "mezquinos" a aquellos que protestaron, siguiendo lo que, él dice es el famoso "efecto llamada".

Recuerda que el "laicismo" en boga, al que distingue de la "laicidad", que considera legítima (aunque esta palabra no aparece recogida en el Diccionario de la Real Academia Española), se empeña en imponer con medidas legales y sistemas educativos, una relectura y reescritura de la historia, sustituyéndola por otra que se ajuste a su cosmovisión. Así, considera que el laicismo quiere engendrar otra realidad, barriendo con resentimiento todo cuando indique otra forma de vivir o de ver las cosas, y que actúa buscando el poder en todas sus formas.

La renuncia de Ratzinger al acto de la Universidad de Roma es, para el Obispo altoaragonés, haciendo suyas las palabras del analista católico José Luis Restán, (publicadas en el suplemento Iglesia del diario digital "Libertad digital"), "una triste derrota de la libertad y de la convivencia, y un triunfo del nuevo fanatismo que recorre Europa, así como un atentado moral al Papa". Asegura que unos agitadores inspirados en las viejas tácticas de la movilización revolucionaria, y alimentados por el laicismo "estúpido y violento" de un grupo de profesores, lograron impedir un acto de auténtica civilidad. Añade, siguiendo con la opinión de Restán, que la reacción de esta vanguardia laicista está movida por el miedo a que un hombre de Iglesia, que representa todo lo que ellos han querido combatir, demuestre a las claras que es más moderno que ellos, que valora más que ellos la razón y el diálogo, que mira con más seriedad y estima la profundidad de ese misterio que es la vida humana.